AGUA AL CUELLO

0
66

Alejandro Toledo y Eliane Karp tendrán que armar petacas antes de tiempo 

Ex pareja presidencial ‘chakana’ busca esquivar pedidos de extradición que los traerían, sin escalas, a penitenciarías de Ate y Chorrillos.  

A las 5:40 de la tarde del miércoles 21 de abril, el ex presidente Alejandro Celestino Toledo Manrique y su esposa Eliane Chantal Karp Fernenbug no habían hecho planes para salir de su casa de California, pues fueron informados desde Lima que aquel mismo día se pondría en marcha el aceitado engranaje de su extradición por el caso Ecoteva.

Eran las 7:40 de la noche en Lima cuando el ministro de Justicia, Eduardo Vega, informó que el Consejo de Ministros había aprobado, ese mismo miércoles, dos cuadernillos, uno para cada miembro de la pareja que a esa hora apuraba un vino tinto calentado con canela en el fogón. 

Después todo quedó en silencio en el interior del departamento instalado en el N.º 222 del complejo residencial ‘Country Sharon’, adonde la pareja peruano-belga se mudó entre el sábado 27 y el domingo 28 de junio del año pasado, escapando de la mirada fisgona de sus vecinos.

Pero Celestino Toledo ya venía de malas, pues unos días antes, el jueves 15 de abril, el juez estadounidense Thomas S. Hixson, que lleva adelante el proceso de extradición por haber recibido US$ 35 millones de la constructora Odebrecht, lo puso contra la pared cuando se verificó que había violado por enésima vez su libertad vigilada.

‘Si lo vuelve a hacer, aceleraré el proceso’, le advirtió el magistrado de la Corte del Distrito Norte de California, mientras el ex jefe de Estado peruano se entretenía jugando con el grillete electrónico que tiene adherido al tobillo de su pierna derecha.

El ex jefe de Estado abandonó la penitenciaria Maguire en el condado de San Mateo, en California, el 21 de marzo del 2020, luego de que el juez Thomas S. Hixson aceptara los argumentos de la defensa en el sentido de que su vida corría peligro si era alcanzado dentro de la cárcel por el Covid-19.

Antes de abandonar la cárcel norteamericana, el ex presidente peruano tuvo que pagar una caución de US $500,000 que fueron reunidos por Eliane Karp entre amigos como Martín Carnoy, Andrea Neves, Larry Diamond y Eric Dredo.

En este proceso también está comprometida la madre de Eliane Karp, la octogenaria belga Eva Fernenbug, quien aparece como compradora de varias propiedades en el Perú como la Residencia de Las Casuarinas y la oficina de la Torre Omega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here