¡Ampay Carranza!

0
318

Exministro alanista tendrá que responder a la justicia

“Jale estrella” de Fuerza Popular contrató a prófuga de la justicia y le pagó con recursos públicos

Luis Carranza Ugarte, enarbolado por los poderes fácticos como un gran economista, en realidad es una persona que no le hace ascos a la corrupción. El ahora asesor técnico de Keiko Fujimori afronta una denuncia penal por el delito de encubrimiento, ya que usó su cargo de presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (CAF) para contratar a Susana Pinilla, una exministra aprista condenada por colusión.

En marzo pasado, quien fuera titular del sector Economía en el segundo gobierno de Alan García había salido por la puerta falsa del mencionado organismo internacional. Múltiples denuncias de acoso laboral y conflictos de intereses lo llevaron a renunciar a su marketeado puesto.

A su regreso al Perú, declaró al conglomerado mediático-constructor-impresor El Comercio, en una complaciente entrevista donde no se le hizo ninguna contrapregunta. Por supuesto, solo se le dio tribuna para que se defendiera.

En ningún momento, el diario decano de la prensa peruana le tocó el tema de Pinilla.

¿Pero quién es este personaje que podría llevar a la ruina al sobreestimado Carranza? Había sido ministra de Trabajo y luego de la Mujer, entre los años 2006 y 2008. Solo era antropóloga con algunos estudios adicionales, pero ser la pareja de Javier “Pocho” Tantaleán -amigo personal de García Pérez- le había granjeado gran confianza de la cúpula del Partido Aprista.

Sucede que esta dama había participado en un directorio de funcionarios de Corpac que encargó a la empresa Finver, a cargo de la Municipalidad del Callao cuando el delincuente Félix Moreno era alcalde chalaco. Se pagó más de 20 millones de soles, pero los trabajos nunca se concluyeron.

El 22 de febrero del 2019, Pinilla, Moreno y otros implicados fueron condenados a cinco años de prisión efectiva por colusión. El porteño ahora está preso, pero la exministra alanista ya había salido del país dos meses antes, y se ordenó su captura.

Estando en el extranjero, le llegó la tabla de salvación de Carranza, quien la puso como asesora suya en la CAF. En los días en que llegaron denunciar contra el hoy fujimorista, la aprista se las picó, renunció, y ahora está con paradero desconocido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here