Ansiedad, depresión y estrés se incrementaron durante el aislamiento por el covid-19

0
49

En el Día Mundial de la Salud Mental especialistas de Essalud recomiendan acudir a los servicios de psicología

ANDINA/Difusión

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada 10 de octubre, especialista del Seguro Social de Salud (EsSalud) recomendaron acudir a los servicios de psicología de los centros asistenciales para la prevención y el tratamiento de la ansiedad, estrés y depresión, males que se incrementaron debido al aislamiento domiciliario por la pandemia de la COVID-19.
La psiquiatra Beatrice Macciotta, presidente del Comité de Salud Mental de EsSalud, precisó que, durante estos diecinueve meses desde la llegada de la pandemia, todos de una u otra manera nos hemos visto afectados física, económica, emocional y mentalmente.
Las enfermedades mentales pueden afectar la manera de pensar, el humor y el comportamiento.  Pueden ser ocasionales o de larga duración.  Pueden comprometer su capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día.
“En EsSalud, según datos del Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud e Investigación (IETSI), los problemas de salud mental más frecuentes detectados en la población en aislamiento por COVID-19, son la ansiedad (moderada a severa), la depresión, estrés agudo y la calidad del sueño disminuida”, informó la especialista.
Beatrice Macciotta, informó que, las enfermedades mentales se hicieron más visibles durante el confinamiento por la pandemia, afectando más a quienes sufrieron la pérdida de un ser querido, a quienes perdieron su trabajo y tienen menos recursos, a temores de contagio, a la incertidumbre de lo que pueda venir, entre otras preocupaciones.
En Lima, el Ministerio de Salud (MINSA), realizó un estudio para conocer el impacto de la pandemia en la salud mental de la población adulta que vive en la capital, el cual reveló que el 52.2 % de la población de Lima Metropolitana sufre de estrés de moderado a severo, causado principalmente por los problemas de salud, económicos o familiares, como consecuencia de la COVID-19. 
En ese sentido, Macciotta advirtió que se requiere educar y comunicar a la población para contribuir a mejorar su salud mental y su calidad de vida. 
“Recomendamos a la población identificar las causas que generan preocupación, mostrar actitud positiva ante los problemas, establecer una rutina, tener horarios para el trabajo, estudio y descanso, no descuidar nuestro arreglo personal, hacer una correcta selección de alimentos saludables, tener una rutina de ejercicios como mecanismo de autocontrol y bienestar.
 También es importante mantener la comunicación con los seres queridos y aprender a respirar como un mecanismo de relajación”, indicó la especialista.
Finalmente, precisó que la Salud Mental es un derecho de todos, por ello EsSalud por disposición de su presidente ejecutivo, Mario Carhuapoma, viene trabajando, a nivel nacional, de manera preventiva con los centros asistenciales de primer nivel de atención, quienes cuentan con médicos y psicólogos para una detección temprana de las enfermedades mentales y de ser el caso derivarlos a un centro asistencial de mayor nivel, a fin de logar el bienestar emocional, psicológico y social de la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here