APESTADO

0
397

No quieren a Martín Vizcarra en Villa Panamericana de Villa El Salvador

Pacientes protestan por llegada de destituido presidente que se vacunó a escondidas con su hermano y su esposa 

A las 6:30 de la mañana del jueves 13 de enero, el ex presidente Martín Alberto Vizcarra Cornejo (58) fue ingresado a la Villa Panamericana de Villa El Salvador, una vez que se confirmó que había sido alcanzado por segunda vez por el coronavirus.  

A las 6:43 de esa misma mañana, el moqueguano publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje:

‘He vuelto a la Villa Panamericana. Antes vine como Presidente, participando desde su construcción. Ahora vengo como un paciente que busca poner a buen recaudo su salud y cuidar a su familia’.

Vizcarra parecía estar poniendo el parche antes que reventara el chupo, pues ese mismo amanecer varios miembros del personal médico habían mostrado su indignación por el internamiento de un personaje turbio que se vacunó en la clandestinidad con su esposa y su hermano, cuando los peruanos caían como moscas.

Un día antes, el martes 12 de enero, Vizcarra ya había tanteado el terreno que pisaba al publicar el siguiente mensaje: ‘Pese a las medidas tomadas, hoy nuevamente dí positivo al virus’.

Esta terminaba siendo su segunda infección por el asesino de Wuhan, pues el 25 de abril del 2021 el moqueguano ya había dado positivo en la prueba clínica.

Pero ese mismo jueves 13 de enero, una vez difundido su internamiento en la Villa Panamericana, el congresista Ernesto Bustamante pidió a Essalud que lo expulsara de sus instalaciones, luego de responsabilizarlo de la muerte de 70 mil peruanos por la pandemia.

Durante la sesión del Pleno del jueves, Bustamante dijo:

‘Es una barbaridad. Invoco a Essalud a que lo expulse de la Villa a Vizcarra. Él es responsable de la muerte de más de 70 mil personas, 70 mil peruanos que han muerto innecesariamente por su mal manejo de la pandemia.

El proceso de victimización de Vizcarra venía de atrás, pues el 15 de diciembre último dio a conocer que solo había recibido una dosis de la vacuna y no se le permitía ingresar a espacios cerrados públicos, ni para comprar un regalo navideño a su esposa, la profesora Maribel Díaz Cabello.

‘No puedo ir al banco a hacer un trámite, no puedo ir a una farmacia a comprar mis medicamentos. Si me enfermara no podría ir a ningún hospital, no podría ir a comprar alimentos a un lugar de expendio, ni siquiera a comprar un pequeño presente por Navidad’.

El ex presidente no estaba contando las dos dosis experimentales del laboratorio Sinopharm que le fueron aplicadas entre gallos y medianoche a partir de octubre del 2020, aun cuando no formaban parte del ensayo clínico de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here