¡Banzai!

0
37

El contralor Nelson Shack volvió a sumar con los dedos en los últimos días, pero ni así le cuadran los números de las vacunas chinas aplicadas en el Perú. El viernes estuvo a punto de perder los papeles cuando nadie en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) le pudo explicar a dónde había ido a parar el remanente de las 3,200 dosis de Sinopharm destinadas al personal médico a cargo del estudio. Pero ahí no quedó la cosa, pues advirtió que se trataría de un ‘pseudo ensayo clínico’ para permitir un ‘tráfico de vacunas’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here