CHINCHERO, VIZCARRA E INTERPELACIÓN SUSPENDIDA

0
202

foto 3-1La desgracia de otros a veces es la suerte de algunos. Los trágicos hechos ocasionados por el Fenómeno de El Niño y la pésima política de prevención de desastres de los recientes gobiernos, han sumido en la desgracia a grandes territorios de nuestra Nación, los estados de emergencia decretados y las movilizaciones de los Congresistas han servido para que el ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, libre momentáneamente la interpelación que recaía sobre su gestión y participación en el sospechoso y controvertido contrato firmado para la construcción del aeropuerto de Chinchero.

Una llamada nocturna a Palacio de Gobierno, de la mismísima presidenta del Congreso Luz Salgado, le hizo recuperar el aliento al ministro de transportes, pues ella le daba la buena nueva que por falta de quórum hoy (jueves) no sería interpelado. Martín Vizcarra, quien iba a ser interrogado por la polémica adenda de la construcción en el aeropuerto internacional de Chinchero, en el Cusco, había sido salvado por la campana piadosa de la oposición.

Lo que en realidad sucede es que esta postergación sólo le va a servir para ganar tiempo y se supone nutrir sus respuestas para intentar satisfacer las interrogantes de los congresistas de oposición. Entre las preguntas de cajón que tendrá que enfrentar están: ¿Por qué los 40 años de permiso que se preveían en el contrato de la concesión del aeropuerto de Chinchero inicial se mantienen? …, ¿Por qué no se consideran los aportes dados por el gobierno regional en esta adenda? …, ¿Y por qué no se consideran algunos beneficios directos para el país y para el Cusco?…. Respuestas que el ministro va a tener que dar y explicar a la Nación entera tarde o temprano. Lo increíble de este contrato firmado al caballazo, bajo la pantalla del destrabe, es que el Estado peruano, aportando más del 80 %, encima le entregue a una empresa (Kuntur Wasi) no solamente la concesión de operación y mantenimiento del aeropuerto, sino también la ejecución de la obra, que es donde el consorcio precisamente no tiene especialidad. Una barbaridad inconveniente para la Región y para el Estado peruano.

Los 40.3 millones de dólares que figuran para la construcción del terminal y la pista de aterrizaje, hecho que no van a ocurrir sino después y una vez que se complete el movimiento de tierras y la explanación, cuyos trabajos tardarán un tiempo de dos años. Y en la adenda están considerando que el adelanto de 40.3 millones debe ocurrir un mes antes del inicio del movimiento de tierras. Lo que significa en buen romance que el Perú está financiándolo absolutamente todo y que el consorcio Kuntur Wasi no tiene los recursos ni siquiera para hacer el movimiento de tierras que, además, el Estado pagará al contado. Que tal cuajo.

Hay un conjunto de hechos que están observándose desde la Contraloría General de la República la que ha encontrado vacíos antes de la suscripción del primer contrato. El Ejecutivo ha suscrito la cuestionada adenda el 3 de enero de 2017 y han suspendido el contrato por tres meses mientras la Contraloría opina, insinuando que harán caso a la Contraloría, lo que más parece un engaña muchacho para ganar tiempo y ejercer presión política para torcerles el brazo a los contralores.

Lo más grave de la interpelación al ministro Martín Vizcarra es que se trata también del primer vicepresidente de la República y admítase o no su censura recaería como un contundente golpe político- moral a la gestión del presidente Pedro Pablo Kuczynski. La interrogante es que si hay grados de ilegitimidad, de ilicitud, tendríamos que ver si el Ejecutivo estaría dispuesto a resolver el contrato en caso de que haya ilegalidades. Ese es el tema. No es posible un contrato así. El Estado pone más del 80 % para el movimiento de tierras y mantiene la concesión por 40 años, sin garantizar ningún beneficio concreto para el Cusco. El Estado está poniendo el 81 % para la ejecución de dicho terminal aéreo.

Se trata de un proyecto que debía costearse con el aporte del consorcio y del Estado sobre 370 millones de soles. Pero hay otros componentes, como el movimiento de tierras, la adquisición de terrenos. Inicialmente, se habían adquirido 357 hectáreas que el gobierno regional compró con recursos del canon gasífero propios del Cusco. El mejoramiento de la carretera Chinchero-Cusco y el tramo Chinchero-Urubamba son parte de ello, y el túnel entre Chinchero y Cusco. En los 40 años de concesión hay un conjunto de componentes que hacen que el presupuesto ascienda a mil millones de dólares.

El consorcio tuvo la oportunidad de poder presentar el cierre financiero el 2015 e iniciar la obra el 1 de diciembre de ese año, pero no lo presentó, sino que lo hizo al finalizar el Gobierno del presidente Ollanta Humala el 27 de julio de 2016. ¿Sería tal vez que ya tenía la mesa servida tras cortinones con el gringo PPK?. Hasta mañana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here