DENUNCIAN A SALVADOR RICCI

0
98

Luego del anuncio del gobierno para que los trabajadores de planilla puedan retirar el 25% de sus fondos de AFP, sesenta trabajadores del Hotel María Angola, manejado por Salvador Ricci Cortez, iniciaron por internet los trámites para obtener ese dinero. Con sorpresa, descubrieron que sus fondos no existían. En el hotel, nadie, ni siquiera la administradora judicial, en teoría, la máxima autoridad del negocio, les daba explicaciones suficientes. Así que marcharon hacia la casa de Salvador Ricci a exigir sus AFP impagas. 

Tres de los trabajadores que protestaron frente al domicilio del empresario Ricci aceptaron hablar con Cuarto Poder el fin de semana. Uno no encontró ni rastros de su AFP, otro reclama incluso compensación por tiempo de servicios, y una exempleada, denuncia que, pese a los descuentos, tampoco tiene registrados sus pagos en la ONP. 

Como se sabe, Salvador Ricci, es un investigado por caso Cuellos blancos del puerto, que ahora se sabe que no eran una organización exclusiva de magistrados y abogados. Tenían también nexos empresariales, uno de ellos con el mandamás del Hotel María Angola y del Centro de Convenciones del mismo nombre.

La Fiscalía investiga a Ricci por las buenas comidas que ofrecía a sus amigos jueces en sus restaurantes, a cambio, según se imputa, de la permanencia de un mecanismo judicial impuesto por la Corte de Justicia del Callao que le ha permitido manejar por dieciséis años el negocio hotelero y de espectáculos. 

La administradora judicial nombrada por la Corte del Callao, a la que los trabajadores reclamaron por la falta de pago y de aportaciones, se llama Jackeline Beltrán. Es la que aparece en este video al lado de Salvador Ricci. ¿Quién manda en realidad en el hotel? ¿Ricci o la administradora judicial?

Al hotel y al centro de convenciones ingresa dinero por el alquiler de sus ambientes y por la realización de eventos contratados por empresas privadas y por el Estado. El dinero va a una cuenta de la empresa Boomerang BET SAC, de propiedad de uno de los hijos de Ricci. 

El empresario explica que procede de esa forma porque la razón social del hotel no tiene cuenta bancaria, y que de Boomerang BET SAC se encarga luego de hacer los pagos de servicios, de combustible y de sueldos. Dice que la plata no alcanza, pero promete pagar pronto lo adeudado. 

Los trabajadores se preguntan por el destino de los fondos que han ingresado a las empresas, y también cuánto tiempo más se va a durar la administración judicial sobre el hotel, ese mecanismo que la Corte de Justicia del Callao debió haber levantado hace dieciséis años, pero que se mantuvo, según sospechan, por obra de algunos habitués de sus restaurantes, del hotel y de los shows. Por obra de los Cuellos blancos del puerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here