Día del Padre: ¿a qué retos se enfrentan los papás de hoy?

0
550
Un papá ideal es aquel que se comunica con sus hijos y conoce sus intereses. Foto: Internet/Medios

Un papá ideal es aquel que se comunica con sus hijos y conoce sus intereses. Foto: Internet/Medios

17:33 | Lima, jun. 16.A lo largo de la historia, el rol del papá ha ido evolucionando con el tiempo, dejando de lado esa presencia distante, reducida a la de “proveedor” del hogar, para convertirse en un papel más cercano, involucrado en la crianza y acompañamiento de sus hijos. Este domingo se celebra el Día del Padre con numerosos papás dispuestos a un cambio no exento de retos, algunos de los cuales detallamos a continuación.
PUBLICIDAD“Los papás de hoy quieren hacer las cosas diferentes. Quieren compartir la crianza con las mamás. Y eso involucra no solo a los padres que viven con sus hijos”, detalló Patricia Capellino, psicoterapeuta y directora del Centro Oye papá, Oye mamá, en entrevista. 

Para la experta, un “papá presente” es el que está involucrado en el desarrollo físico y emocional de sus hijos, viva o no viva con ellos, un cambio que se percibe con mayor intensidad desde la década del noventa del siglo pasado, refiere. 

¿Cómo son estos nuevos padres? 

Son papás que cambian pañales, que bañan a sus hijos, que están atentos a su desarrollo, que buscan educarse, que llevan a sus hijos al nido, al colegio, que los ayudan en las tareas, que buscan impactar mejor en ellos. 
“Diversos estudios han demostrado que cuando los padres están presentes se logran cambios hormonales saludables en los niños y en los mismos papás. Son hombres con menores casos de depresión, menores niveles de ansiedad, mayor estabilidad laboral, menor riesgo de suicidios, mejores indicadores de salud”, detalló la especialista. 
Y en los niños el impacto también es positivo. Son niños y adolescentes menos agresivos, con mayor iniciativa, con mayores habilidades domésticas y de autocuidado. 
Capellino subrayó que hay un aspecto muy importante en este proceso y es el apoyo de la madre. “Sin ese apoyo, las ganas de participar o de involucrarse pueden cambiar. Cuando hay conflictos o confrontación constante con la madre, hay una enorme presión para ejercer una paternidad más cercana”. 

Si se trata de una mamá que obstruye, niega o conflictúa el proceso de relacionarse con los hijos, el vínculo no será el mismo, no habrá los resultados que se esperan y el impacto en los menores será tremendo. 
Capellino refiere que en consulta atiende niños y niñas con niveles de atención muy corto y altos niveles de frustración y baja tolerancia a los cambios o presión, todo producto de la ausencia de uno de los padres o el conflicto permanente entre ambos. El incremento de los casos de bullying es también un reflejo de esto, sostiene.  

El padre es vida y mundo

Mucho se ha habla del aporte de la madre en la vida de los hijos; sin embargo, el aporte del padre es igual de importante y fundamental en la formación de hijos seguros de sí mismos. 
“El padre significa la interacción del mundo. Su presencia da confianza y mayores certezas, alienta a los hijos a interactuar de forma más equitativa, saludable, respetuosa. Un padre presente en la vida de sus hijos también trae más vida. Su vínculo es fundamental para romper el apego inicial y absoluto a la madre”, explica Patricia Capellino.
Los padres más jóvenes, refiere, muestran más deseos de estar presente en la vida de sus hijos. Son los que durante la pandemia aprendieron a cocinar con YouTube, los que ahora sacan a pasear a sus bebés en coche, los que les “sacan chanchito”, los que tienen un mayor apego emocional y físico. 

“Ahora hay un gran deseo de estar presente en la vida de sus hijos, hay papás que gestionan la mesa como lo hicieron las mujeres por largo tiempo, que tienden camas, que se las ingenian para resolver las cosas de la casa, que calientan el biberón, que puede engreír a sus hijos preparándoles lo que más les gusta”. 
Sin proponérselo, estos padres están preparando a sus hijos para tener nuevos roles cuando llegue el momento. 

Retos por enfrentar


“El rol del padre tiene una función estructurante en la vida psíquica de los niños”, destaca la experta, quien agrega que existe dos amenazas al rol presente y cercano de los padres en la vida de los hijos. 
La primera tiene que ver más con tradiciones familiares y, en algunos casos, hasta con el nivel socioeconómico de la familia. 
“Notamos que algunas veces el rol paterno es asumido con más amor, dedicación y entrega en espacios económicos más desfavorecidos que en otros con mayores comodidades, donde los papás rápidamente suelen delegar esa tarea a otras personas, repitiendo historias que ellos mismos vivieron siendo niños”.
La segunda amenaza o reto es una mala relación con la madre de sus hijos. 
Cuando se trata de padres separados, el reto es mayor porque a veces hay madres que imposibilitan y obstruyen la relación entre ambos.   
En otros casos, están las mamás que se meten en todo y reniegan de lo que hacen los papás porque siempre les parece poco o mal hecho. 
“Eso pasa por la falsa idea de que todo lo hacemos mejor o que nosotras sí sabemos cómo se deben hacer las cosas. Cocinamos mejor, limpiamos mejor y eso no es cierto”. 
La experta recomienda a las madres convertirse en una bisagra saludable entre la pareja y los hijos, sobre todo cuando hay interés y ganas de ser un padre responsable. Lo más saludable siempre será permitirlo y alentarlo.

“Cuando un padre no se involucra en la crianza de los hijos o se mantiene distante, alejado, tenemos hijos con problemas respiratorios, digestivos, situaciones de ansiedad, asfixia. Pasan años y ellos siguen con las consecuencias de estas dificultades en el vínculo de sus padres”.
Una situación distinta se observa cuando hay un padre involucrado en el bienestar de sus hijos, hay mayor empatía y seguridad en ellos, se muestran más saludables. 
“El mayor desafío a los que se enfrentan los padres de ahora es lograr la consideración y el respeto de las mamás ante el rol que ellos quieren y desean asumir. Hay que tener presente que el beneficio de la buena relación entre ambos, estén juntos o no, será enorme para ellos. Hoy todo es compartido, la vida del hijo es la síntesis de la vida de la madre y del padre, por eso hay que ser bisagra del otro en todo momento”, exhortó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here