El 80% rechaza la conducta de Keiko Fujimori luego del balotaje

0
193

Su desaprobación aumentó en 11 puntos respecto de junio. 

El estudio de opinión realizado a nivel nacional por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) en el mes de julio señala un amplio rechazo al comportamiento que mostró Keiko Fujimori después de la segunda vuelta electoral del 6 de junio.

El 80% de personas encuestadas no estuvo de acuerdo con la conducta mostrada por la lideresa de Fuerza Popular. Esta desaprobación aumentó en 11 puntos en un mes. El porcentaje de aprobación también descendió. En junio era de 29%, pero en julio cayó a 19%.

La desaprobación de Fujimori es mayor en las macrozonas centro y sur, así como en el Perú rural. Su aprobación es ligeramente superior entre las mujeres y en los niveles A y B, así como en las personas que se identifican como de derecha.

A la pregunta ¿qué tan democrática o autoritaria cree que es Keiko Fujimori?, el 55% de entrevistados respondió que la excandidata presidencial es autoritaria. Un 12% de este grupo mencionó que ella es algo autoritaria y un 44% sostuvo que es muy autoritaria.

A favor de su calidad democrática se pronunció el 30% de encuestados, 12% dijo que es muy democrática y 18% respondió que es algo democrática.

Es en las macrozonas centro y sur donde aumentó la percepción de que Keiko es autoritaria, así como entre los hombres y las personas de 25 años a más.

Esta percepción también es mayor entre quienes se identifican como de izquierda o centro. Solo en los que se sienten de derecha o votaron por ella en segunda vuelta hay una mayor percepción de que es algo o muy democrática.

No sirvió alargar protesta

La analista Giovanna Peñaflor habló del rechazo al comportamiento de Keiko tras el balotaje. Recordó que Fujimori era la persona más cuestionada antes de empezar las elecciones generales. Luego vino un proceso de recuperación de su imagen, entre comillas, producto de una segunda vuelta en la que se convierte para un sector en la persona que podía neutralizar una alternativa que veían con desconfianza, rechazo y temor.

“Ha acabado el proceso electoral y no habiendo cumplido su objetivo es lógico que vuelva a tener una opinión más negativa que positiva, habida cuenta que buena parte de la gente que votó por ella, que es la que se suma en la segunda vuelta, no lo hace por ella sino lo hace en contra de la otra opción. Entonces me parece explicable y evidencia esa lógica”, estimó Peñaflor.

Agregó que la imagen de Keiko Fujimori vuelve a su normalidad, que no le ha servido este episodio para reubicarse políticamente, y que extender el tiempo de su protesta le ha hecho más mal que bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here