EL CHECHELEV CHILENO

0
35

Árbitro Bascuñán abonó terreno para encuentro de selección peruana con la mapocha

Sospechosa actuación de réferi sureño en los prolegómenos del encuentro Perú-Chile, programado para el 12 de noviembre en Santiago. 

Aquella noche de martes 13 no podía terminar peor. Las pitas del arco peruano custodiado por Pedro Gallese se hundieron cuatro veces ante los embates de un Brasil que- sin pedirlo ni necesitarlo- jugó la segunda jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Qatar 2022 con un hombre más en la cancha: el árbitro chileno  Julio Bascuñán.

La escuadra peruana sólo pudo anotar dos tantos, en un encuentro escandalosamente arbitrado que hizo recordar la actuación de Sergio Chechelev, el árbitro europeo nacionalizado venezolano que confesó haber perjudicado a Perú cuando estuvo a tres puntos de clasificar al Mundial de México 70. 

A la mañana siguiente, el huaico de críticas embalsado durante toda la madrugada desaguó en la conferencia de prensa que ofreció en Palacio de Gobierno el presidente Martín Vizcarra. “Un equipo como Brasil no necesita la ayuda del árbitro para desequilibrar un partido”, dijo el jefe de Estado, disparando su primera bala de plata contra el juez chileno que ya había partido a su país.

“En dos oportunidades nuestros jugadores estuvieron adelante en el marcador por mérito propio, por su trabajo, talento y entrega, y lamentablemente el árbitro nos desequilibra un partido que estaba para cualquiera”, declaró el mandatario durante el acto inaugural de la instalación del Consejo Nacional de Salud Mental (Conasame).

Pero el escándalo Bascuñán ya había traspuesto nuestras fronteras de la mano de agencias noticiosas como EFE que dio cuenta del malestar presidencial en los siguientes términos: 

“Vizcarra criticó duramente ‘como hincha y como ciudadano’ la actuación del árbitro chileno Julio Bascuñán, que cobró dos penaltis muy discutidos a favor de Brasil, claves para que la Canarinha remontara un partido donde Perú se puso en ventaja en dos ocasiones”.

El malestar de la hinchada peruana se puso de manifiesto en la recolección de más de 300,000 firmas- hasta ese miércoles- para exigir que se retire la licencia internacional a Bascuñán, quien dirige encuentros futbolísticos de este tipo desde el año 2011.

También se criticó el hecho de que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) designara a un árbitro chileno para dirigir el encuentro, justo en el partido previo a la confrontación que sostendrán las escuadras peruana y chilena el jueves 12 de noviembre del 2020, en la tercera fecha de las Eliminatorias Qatar 2022.

Luego del encuentro, el árbitro chileno Julio Bascuñán se dirigió a su hotel de Miraflores, en un trayecto que fue resguardado por medio centenar de efectivos policiales desplegados en vehículos y motocicletas. Al día siguiente, abandonó el lugar con destino al aeropuerto internacional Jorge Chávez, donde emprendió vuelo hacia su país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here