El panorama de Afganistán bajo la mirada de una periodista de guerra

0
51
Foto: Facebook Patricia Castro

Tras la caída de la capital afgana en manos de los talibanes, la figura de la periodista peruana Patricia Castro Obando se erige para recordarnos que fue una de las primeras corresponsales de guerra que reportó en primera línea, luego que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN ejecutaran una intervención militar en Afganistán en el 2001.

En una entrevista concedida a la cadena CGTN en español, la corresponsal de guerra peruana repasa su historia y los momentos vividos en esa convulsionada zona cuando reportaba de este conflicto. Para Patricia Castro parece que fuera ayer que llegó a  Peshawar, ciudad fronteriza con Pakistán, que fue el punto de partida para el inicio de esta experiencia periodística y en donde permaneció por largas semanas para reportar al mundo los horrores de la guerra
La periodista y antropóloga guarda de aquella época diversas fotografías queretratan lo que se vivió en ese conflicto y explica, en entrevista concedida a la cadena televisiva CGTN, que ese paisaje se convirtió para ella en una sucesión de imágenes diarias en lo que fue su camino a lo largo de Afganistán hasta llegar a Kabul;donde el común denominador era la destrucción y desolación.

“Esta es una foto muy común para mí. La tomé en el ingreso entre Pakistán y Afganistán. Allí podemos ver las construcciones derruidas y fueron repitiéndose en todo mi camino”, rememora Patricia, mientras revisa una toma que captura el conflicto para la posteridad junto a su entrevistador y se siente como si fuera ayer que estuvo en la convulsa zona.

“La guerra no tiene sentido…”

La cercanía con la muerte y el vivir un ambiente de guerra definitivamente genera un impacto en el ser humano por más fortaleza que exhiba y Patricia no es la excepción. “Las guerras que cubrí, tanto en Afganistán como en Irak, fueron hitos en mi carrera, pero en lo personal me demostraron que la guerra no tiene sentido”, explica.
“Basta que una sola persona muera para que todos perdamos, nadie gana en una guerra. También debo reconocer que los rostros de las mujeres y de los niños permanecieron muchos años en mi cabeza… finalmente siempre son las principales víctimas. Y, por mi parte, ésto (la guerra) me hizo ser más consciente de la vida y la muerte”, revela sobre la afectación que le produjo esta cobertura periodística en su vida.


Patricia también analiza lo experimentado por Afganistán desde un punto de vista político, social; y señala que el apoyo que en su momento las tropas estadounidenses le otorgaron al ejército del norte en Afganistán “para que pueda tomar la ciudad de Kabul y fundar un país, en realidad 20 años después no sirvió de mucho”.

“Un país no se funda con invasiones extranjeras, se funda desde adentro. Un país lo funda su gente y su gente en Afganistán es específicamente la gente de las áreas rurales. Afganistán siempre ha sido un país de múltiples conflictos étnicos y eso es otro punto a considerar”, señala para poder explicar el por qué de este conflicto.“Bastó que se retire ese apoyo para que todo se rompa y se caiga nuevamente. Eso nos muestra que no se construyó nada sólido. Debemos dejar a los afganos construir su propio país, a partir de su propia identidad”, sostiene firmemente esta corresponsal de guerra.Castro Obando es enfática en señalar que hoy se debe brindar todo el apoyo a los desplazados, a los niños, mujeres y a las víctimas de la guerra. “Como comunidad internacional debemos estar pendientes de esos temas que son sumamente importantes”. Patricia Castro realizó estudios universitarios tanto de bachiller en medicina veterinaria en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (desde 1990)  como de bachiller en literatura y lingüística en la Pontificia Universidad Católica del Perú (desde 1989).
Por motivos laborales, Patricia concluyó sus estudios en la Católica con mención en literatura hispánica. En la última institución, obtuvo luego un magíster en comunicaciones en 2011 y un doctorado en antropología en 2019.


Como parte de sus estudios doctorales realizó una estancia de investigación en la Universidad de Pekín y desarrolló trabajos de campo en el sur de China, ambas actividades gracias a una beca del Instituto Confucio y la organización Hanban.
Como periodista se ha desempeñado principalmente como corresponsal internacional para el diario El Comercio, cubriendo temas referentes a China; actualmente se encuentra abocada a las labores académicas en el lejano país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here