ERRORES DE LA FPF

0
19

Cualquier dirigente con un poco de capacidad y criterio tiene claro que no podemos permitir que se designe a un árbitro de una nacionalidad con cuya selección vamos a disputar palmo a palmo por un cupo para el próximo Mundial Qatar 2022. Sin embargo, es doble la incapacidad y torpeza cuando el siguiente partido de Clasificatorias para el Mundial de Qatar 2022, lo tenemos que disputar justamente contra la selección chilena.

Ahora bien, esa misma incapacidad y torpeza se convierte en complicidad cuando revisamos los antecedentes del árbitro Julio Alberto Bascuñán González. Resulta evidente que en la Federación Peruana de Fútbol (FPF) no tenemos una dirigencia a la altura de lo que demanda nuestra selección peruana. Una selección peruana que se ha sabido ganar el respeto a nivel internacional partido a partido desde que la dirige Ricardo Gareca, y a la que hoy en día le van a querer ganar adentro y afuera de la cancha, considerando que las Clasificatorias para cualquier Mundial de fútbol, disputadas en Sudamérica, son las más difíciles dado que cualquier selección le puede ganar a su rival de turno en la cancha.

Basta ver quiénes conforman la Junta Directiva y Secretaría General de la FPF para darnos cuenta que no tenemos una dirigencia que pueda imponer respeto a nuestro país frente a CONMEBOL ya que el único argumento con el que cuenta la dupla Agustín Lozano – Oscar Chiri es el “Sí Señor” frente a Alejandro Dominguez.

Evidentemente Agustín Lozano y Oscar Chiri están más preocupados en continuar a cargo de la FPF (o conseguir un reemplazo a la medida), para evitar que sea elegida una nueva Junta Directiva que investigue aquellas irregularidades cometidas por la referida dupla. Muestra de ello es que, en evidente incumplimiento de la normatividad peruana,  no permiten espectáculos deportivos con presencia de público, se preocuparon de invitar al Perú – Brasil a un grupo de dirigentes adulones, en lugar de preocuparse en evitar que nos programen un árbitro chileno sumamente cuestionado y que podía perjudicarnos, cómo finalmente lo hizo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here