GEORGE FLOYD CAMBIÓ EL MUNDO

0
94

George Floyd y Derek Chauvin, este último el policía que lo mató asfixiándolo con su rodilla, habían trabajado juntos en el mismo club de Minneapolis hasta el año pasado. Ambos pudieron haberse reconocido, si a Floyd le hubiesen dado la oportunidad de ponerse de pie, y poder mirar a sus atacantes frente a frente.

Han pasado 55 años desde que mataron a Malcom X y 52 que mataron a Martín Luther King, y con el asesinato de Floyd se abre la herida del racismo y la opresión que estuvo cerrada por fuera en la nación más poderosa del primer mundo.
Malcolm X, uno de los más importantes líderes sociales negros, cambió la historia de Estados Unidos. El mundo lo reconoce como Malcolm X, pero su nombre oficial era El-Hajj Malik El-Shabazz. Nació el 19 de mayo de 1925, en un Estados Unidos gobernado por la intolerancia y el racismo.
Fue un orador, ministro, religioso y activista defensor de los derechos de los afro estadounidenses, acusando duramente la violencia de los blancos contra los negros y transformando así su historia y la de su país.
El 21 de febrero de 1965, mientras se preparaba para dar un discurso en el Audubon Ballroom de Manhattan, hubo una pelea simulada en el público que captó la atención de los presentes, lo que permitió que tres hombres dispararan contra Malcolm y fuera declarado muerto al llegar al hospital.
Creyeron que matándolo iban a silenciar el grito de igualdad de una multitud afrodescendiente, que no hizo más que unirse como un solo puño, y fortalecerse en la marcha por la conquista de sus derechos. Conseguir cada uno de estas reivindicaciones les ha costado cientos de vidas inocentes, además de sangre, sudor y lágrimas, que han sido derramadas en muchas calles y ciudades de ese país continente, a lo largo de más de un siglo.
Como sucede en las guerras, en el frente de batalla van cayendo los mártires, y del mismo modo los van sucediendo los que vienen detrás, solo tres años después, un 4 de abril de 1968, Martin Luther King, Jr. fue asesinado de un tiro en la cabeza.
King es abatido de un tiro en la cabeza por un francotirador mientras saluda a sus seguidores desde el balcón del motel Lorraine, acompañado por sus colaboradores entre los que se encuentra el reverendo Jesse Jackson.
Luther King desarrolló una labor crucial en Estados Unidos al frente del movimiento por los derechos civiles para los afros estadounidenses y que, además, participó como activista en numerosas protestas contra la guerra de Vietnam y la pobreza en general.
Por esa actividad encaminada a terminar con la segregación estadounidense y la discriminación racial a través de medios no violentos, fue condecorado con el Premio Nobel de la Paz en 1964.
Se le concedió a título póstumo la Medalla Presidencial de la Libertad por Jimmy Carter en 1977 y la Medalla de Oro del congreso de los Estados Unidos en 2004. Desde 1986, el Día de Martin Luther King Jr. es un día festivo en los Estados Unidos. Con el asesinato de Floyd todos estos galardones y festividades parecen perder brillo y todo sentido.
Once días han pasado después de la muerte de Floyd, asfixiado por un policía blanco durante su detención en Minneapolis. Floyd se ha convertido en el detonante y símbolo que ha desatado protestas masivas en diferentes ciudades de los Estados Unidos.
Ni el temor, ni el riesgo de contagio por el Covid 19, ni las tropas de asalto pudieron detener a los miles de indignados manifestantes que llegaron a hacer retumbar sus voces de protesta en todas las ventanas de la Casa Blanca, obligando a que el presidente Donald Trump, se refugiara con todos sus allegados en el refugio nuclear, que existe debajo de la residencia oficial, y que nunca había sido utilizado por algún mandatario.
El club nocturno donde trabajaron Floyd y Chauvin, se llamaba El Nuevo Rodeo, la ex propietaria de nombre Maya Santamaría, dijo, que, hubo ocasiones en que habrían estado trabajando en el mismo turno, solo que uno dentro del club y el policía brindando seguridad en los exteriores.
“¿Qué hubiese pasado si él pudiera haber dicho: ¡Oye, hombre, tú y yo trabajamos juntos en casa de Maya! ¿Te acuerdas de mí?”, se preguntó la propietaria en una entrevista televisiva. La respuesta, nunca la sabremos. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here