Hallazgo de tumba de Señor del mar personaje de élite de cultura Chancay asombra al mundo

0
695

Tumba atesora gran variedad de vasijas de cerámica que contenían ofrendas

Descubrimiento del personaje de élite de la cultura Chancay fue realizado por arqueólogos de la Universidad de San Marcos encabezados por Pieter Van Dalen. EFE
Descubrimiento del personaje de élite de la cultura Chancay fue realizado por arqueólogos de la Universidad de San Marcos encabezados por Pieter Van Dalen.

    

El descubrimiento de un personaje de élite vinculado al mar de la cultura Chancay, que se desarrolló entre los años 1100 y 1400 de nuestra era, en un cementerio milenario ubicado en el valle de Chancay, provincia limeña de Huaral, por arqueólogos peruanos ha generado interés en la comunidad científica internacional. 

Los investigadores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que hicieron el descubrimiento arqueológico, afirman que se trata de la mayor tumba descubierta hasta la fecha en el cementerio de Macatón, un extenso recinto funerario que descansa en el margen derecho del valle bajo del río Chancay, en la costera provincia de Huaral, a unas dos horas por carretera de Lima.

La fosa, de unos seis metros de profundidad y siete de largo y ancho, resguarda los restos de un personaje protegido por un gran fardo y acompañado de otros cinco individuos, que posiblemente eran sus familiares, hijos y sirvientes sacrificados, según presumen los arqueólogos.

“Por las características de la tumba, las dimensiones y la inversión laboral en su construcción, se trataría de un personaje de élite de la cultura Chancay“, explicó Pieter Van Dalen Luna, líder del equipo de arqueólogos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos a cargo de la excavación de este yacimiento.

Junto a los restos de estos seis humanos, se encontraron los despojos de cuatro llamas que seguramente también fueron sacrificadas en honor al difunto.

Además, la tumba atesora una gran variedad de cerca de 25 vasijas de cerámica que, en su interior, contenían ofrendas, principalmente de comida, para servir al muerto en su paso hacia la otra vida.  

Un remo de madera

Los interrogantes acerca de este nuevo descubrimiento aún son múltiples, pues los arqueólogos están a la espera de conocer los resultados de los análisis para determinar el sexo, la edad y posibles enfermedades de los seis restos humanos.

Intuyen, sin embargo, que el personaje principal “sería una persona dedicada a la actividad marina, de repente a la pesca o a la recolección de mariscos”, cuenta Van Dalen.

La sospecha se sustenta en la presencia de un remo de madera en el interior de su tumba, un objeto “nuevo” que no se ha encontrado en ninguna de las más de 80 fosas excavadas en el cementerio de Macatón desde 2018.  

Durante la época de la cultura Chancay, siempre según el arqueólogo, este recinto funerario estaba dividido en parcelas familiares y era visitado no solo en épocas de entierro, sino “constantemente” por los miembros de la sociedad “como objeto de culto a los ancestros”.

Esta cultura vivió un declive a lo largo del siglo XV que coincidió con la expansión territorial de los incas, que expandieron su imperio, al que denominaban Tahuantinsuyo, en esa centuria.

“Intensivamente huaqueado”

En la actualidad, el milenario cementerio está invadido por asentamientos humanos que se establecieron en la zona y bajo cuyos pies, según consideran los investigadores, siguen vestigios de la cultura chancay, esperando bajo tierra su momento.

De hecho, la tumba del individuo de la élite yace apenas a unos 50 metros de distancia de un bloque de humildes casas de madera contrachapada y ladrillo desnudo, y los arqueólogos piensan que “casi seguro hay tumbas” debajo de esas viviendas.

“Si bien es cierto, por una parte, (que) la instalación de las viviendas ha ocupado parte de la zona arqueológica, por otra parte también ha permitido que los huaqueros (saqueadores de sitios arqueológicos) ya no lleguen acá”, afirma Van Dalen.

El experto lamenta que, a lo largo del tiempo, el yacimiento de Macatón haya sido “intensivamente huaqueado”, pero insiste en que la presencia de la población ha ayudado a “cuidarlo y protegerlo”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here