LAGARTO ENVARADO

0
99

El Poder Judicial rechazó el pedido de prisión preventiva contra el expresidente Martín Vizcarra, en la investigación por presunta corrupción durante su gestión como expresidente regional de Moquegua. Hecho que ha levantado suspicacias y comparaciones con procesos similares de otros personajes políticos también relacionados a denuncias de corrupción, a quienes la suerte les fue esquiva en este sentido, como fue el caso de Keiko Fujimori, Ollanta Humala y Nadine Heredia, quienes sí recibieron prisión preventiva, -a excepción del incombustible Pedro Pablo Kuczynski que en cambio le dieron arresto domiciliario- lo que hace pensar que el ex presidente Vizcarra, apodado en un revelador libro periodístico con el sobrenombre de Lagarto, estaría envarado al haber recibido solo comparecencia restringida.
Los elementos de convicción contra el expresidente y candidato al Congreso por Somos Perú, Martín Vizcarra, tienen un alto grado de sospecha grave, pero los argumentos fiscales para sustentar el peligro de fuga u obstaculización, no fueron aparentemente los suficientemente contundentes.
Por esas razones, el Poder Judicial a través de la jueza María de los Ángeles Álvarez Camacho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente del Sistema Especializado ordenó que el expresidente continúe en libertad.
Aunque la comparecencia restringida exige que el expresidente no se ausente de su domicilio sin autorización judicial, no podrá comunicarse con los testigos del caso, tampoco podrá pronunciarse en medios públicos sobre su proceso legal, tampoco podrá mencionar nada al respecto en sus redes sociales y deberá pagar una caución de S/100 mil soles. Para sus misteriosos abultados e injustificados ingresos la sacó barata. Cualquier coincidencia con el apellido de un implicado en el caso Lava Jato es pura coincidencia.
La magistrada remarcó que su decisión se sustentaba en las pautas ya emitidas en el caso Ollanta Humala y Nadine Heredia, resuelta en el Tribunal Constitucional; y que la “libertad es la regla” durante el proceso penal. Cosa con la que discrepo, pues esto se justifica con el hecho de ser liberado luego de haber estado preso, pero en el caso de Vizcarra la situación es totalmente inversa.
Hechas las respectivas diligencias Vizcarra afrontará, desde su domicilio, la investigación que se le sigue por la recepción de presuntas coimas por parte de la empresa ICCGSA, para la construcción del Hospital de Moquegua y de la empresa Obrainsa, por la licitación del Proyecto Lomas de Ilo (Moguegua).
Para situar en los casos al lector cabe mencionar que el exjefe de Estado se desempeñó como presidente regional de Moquegua desde el 1 de enero de 2011 hasta el 31 de diciembre de 2014. Y fue según el Ministerio Público, durante esta gestión que se habrían cometido los actos ilícitos, motivos de la investigación.

Tocata y fuga
Según la jueza Álvarez Camacho, “no se cuenta con la alta probabilidad” de que exista peligro de fuga. La fiscalía había señalado que debido a sus diversas declaraciones y aseveraciones de Vizcarra sobre su condición de “perseguido político” existía riesgo de que ingrese a la clandestinidad. O, pueda pedir asilo o huir hacia Bolivia, debido a su cercanía con dicho país desde que fue presidente regional de Moquegua.
El fiscal había sostenido que un impedimento de salida del país o medidas restrictivas menores a la prisión preventiva no eran suficiente, como ya se había demostrado en el caso del exjuez supremo César Hinostroza, investigado por el caso Los Cuellos Blancos del Puerto y para quien se dictó el impedimento de salida del país, pero que igual fugó y se puso a buen recaudo en España.
No obstante, la jueza concluyó que la sospecha que se indica en la investigación al expresidente, no puede ser usada como “sospecha” para la investigación en el caso Club de la Construcción.
“¿La información que nos trae fiscalía constituye un dato sobre el peligro que el procesado Vizcarra Cornejo pueda buscar distorsionar la prueba o inducir a testigos a no conducirse con propiedad? La respuesta es sí, sí tenemos un dato”, dijo como primera premisa la jueza. Sin embargo, indicó que ese dato debe ser “razonable” y no “sospechoso”. Saquen sus propias conclusiones. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here