Las Huaringas

0
67

Le dijimos más de una vez desde esta columna que se fuera a Las Huaringas o, por lo menos- aquicito nomás- a Cachiche, para quitarse esa saladera que parece seguirlo desde que salió corriendo de un edificio en llamas en el que sostenía un encuentro cercano con una correligionaria, allá por el 2018. No hizo caso y ahora está a punto de ser desembarcado de carrera electoral porque su plancha se estropeó con la designación de Sagasti como presidente de la República.   La más nerviosa es Carolina Lizárraga, quien teme que se caiga la lista de Guzmán y se ponga en riesgo la inscripción del Partido Morado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here