LE LIMPIAN LA CANCHA

0
291

Líder de Alianza Para el Progreso (APP) tendría que ver con cabe político a Julio Guzmán 

En la edición del sábado 18 de julio, LA PRIMERA SEMANAL dio cuenta de las pretensiones de César Acuña de convertirse a sus 70 años en el presidente número 127 de todos los peruanos, echando mano a la iniciativa legislativa que buscaba dejar fuera de carrera a candidatos con menos de seis meses de filiación, como Salvador del Solar y George Forsyth. 

 La semana pasada se inició con una noticia poco auspiciosa para el líder del Partido Morado, Julio Guzmán, pues el fiscal anticorrupción José Domingo Pérez había iniciado una investigación en su contra por delito de lavado de activos, bajo el cargo de haber recibido un aporte de US$ 400,000 de parte de Odebrecht durante la campaña presidencial del 2016.

 Lo que aguijoneó la suspicacia del autoproclamado candidato presidencial fue que la pesquisa fiscal se realizará durante los próximos ocho meses y desembocará, coincidentemente, en la elección general prevista para el domingo 11 de abril del 2021.

 Pero la investigación del fiscal Pérez sólo es el furgón de cola de una denuncia presentada hace varios meses por el ciudadano Carlos Huerta Escate que a su vez se sostiene en una publicación periodística hecha el 30 de enero de 2019 y que alude a declaraciones del ex congresista del Frente Amplio, Humberto Morales, por un presunto aporte de $400 mil que habría recibido el dirigente morado de parte de Odebrecht.

 Y aunque inicialmente Guzmán consideró la acusación como una “tontería”, conforme fue avanzando en predios fiscales empezó a preocuparse por lo que podría representar dentro de la campaña electoral del Bicentenario. “Es materialmente imposible porque al señor (Marcelo) Odebrecht en junio de 2015 lo meten a la cárcel, a mí no me conocía nadie. Yo ni siquiera era una persona pública”, declaró en un intento desesperado de defensa.

En este tema Julio Guzmán no se anduvo por las ramas.  “Es inaceptable que una noticia de Internet se pueda convertir en una denuncia de este tipo” dijo, al tiempo de manifestar que lo que se busca es echar por tierra sus posibilidades en la próxima campaña electoral. 

 ¿Pero quién buscaba hacerle daño? ¿El denunciante, el congresista o el fiscal? Guzmán no lo dijo específicamente pero ya empezó a preocuparse por la diligencia en la que Domingo Pérez ha previsto recoger el testimonio del ex representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, lo que- de una u otra forma- ya lo sacó de su campaña.

 Los problemas para Guzmán Cáceres empezaron, en realidad, varias semanas antes, cuando asomó la cabeza primero que nadie a una arena electoral que no termina de asentarse. El lunes 29 de junio, el dirigente morado se presentó en las instalaciones de TV Perú para ofrecer una entrevista que tuvo el objetivo aparente de lavarle la cara y dejarlo listo para la contienda presidencial del año entrante, esto a consecuencia de la aparente sacada de pies del plato que terminó en incendio. 

 “Yo cometí un error, sin duda. Y por eso tengo que pedir perdón. Expuse de una forma absolutamente innecesaria a mi familia, al partido, a los militantes, y eso fue un error”, manifestó entonces Guzmán, sobre las ascuas de una huida grabada el 28 de mayo del 2018 en un edificio miraflorino en llamas, en medio de un encuentro romántico con una dirigenta de su partido. Y si pensó que con eso estaba zanjado el problema se equivocó.

 Ahora, más que en la campaña electoral, Julio Guzmán debe estar pensando en la información que el despacho del fiscal ha requerido a la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp) sobre sus propiedades, junto con su reporte migratorio y su récord crediticio en Infocorp.

 El congresista Daniel Urresti advirtió en días pasados que la Comisión de Constitución que preside Omar Chehade estaba haciendo hasta lo imposible por “limpiarle la cancha” a la candidatura del tacabambino César Acuña Peralta, de tal manera que el fundador de APP no tenga competidores en las próximas elecciones presidenciales.

 “Chehade se ha convertido en el títere de Acuña y no me extrañaría que pronto aparezcan órdenes por chat del mandamás de APP diciéndole qué poner y qué sacar de los proyectos de ley”, aseguró Urresti. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here