LOCOS POR EL PODER 

0
23

Dos exconvictos se envuelven en alianzas contranatura 

Antauro, Fujimori, Álvarez, Butters, Añaños, Mendoza y otros polítiqueros contra el tiempo para registrar partidos y alianzas electorales 

Al cierre de esta edición, 30 partidos políticos aspiraban a tomar el poder en las elecciones generales del 2026. La incertidumbre de saber si Dina Boluarte dejaba la Presidencia por sus escándalos de corrupción, dio paso al apresuramiento: si quienes ambicionan llegar a Palacio de Gobierno no se inscriben como militantes hasta el 12 de este mes, quedarán fuera de carrera. 

Tal vez por eso vimos a un apresurado Alberto Fujimori inscribiéndose en Fuerza Popular, gracias a un video difundido por su polémica hija Keiko. “Una grata noticia para el fujimorismo. El sábado 15, mi padre firmó su ficha de afiliación a Fuerza Popular”, señalaba la procesada por el caso Lava Jato. 

Otro que se exponía a las cámaras era Antauro Humala. El aún militante de Alianza Nacional de Trabajadores, Agricultores, Universitarios, Reservistas y Obreros (A.N.T.A.U.R.O.) se mostraba al lado de Roberto Sánchez, congresista de Juntos por el Perú, a quien llamaba su aliada. 

No con menos tintes patéticos, aparecía Phillip Butters, encarnando a la derecha conservadora, para insinuar en sus medios de comunicación afines que podía postular el 2026. “Me han llamado de varios partidos políticos porque hay algunos que tienen una lucecita de realismo. El Perú necesita realismo, pragmatismo, firmeza, soluciones prácticas y reales. No es tan complicado”, declaraba a EXPRESO. 

El comunicador siempre ha sido vinculado al Apra, pero se sabe que Avanza País le ha hecho una fuerte oferta para que sea su carta a Palacio de Gobierno. Por lo pronto, ya el mismo Beto Ortiz empezó a promocionar a su amigo Fernán Altuve, quien se acaba de afiliar al mencionado partido político. El objetivo del abogado sería postular al Senado, recordando que alguna vez fue un simple congresista. 

Hace unas semanas, el cuestionado Congreso de la República modificó varios artículos constitucionales, para restablecer el Senado y la Cámara de Diputados. Desde el golpe de estado fujimorista, el 5 de abril de 1992, el Parlamento solo ha estado funcionando con un solo estamento, con los conocidos resultados de otorongos y mochasueldos. 

“Quiero comunicarles que he decidido afiliarme. Repito, afiliarme. Y recalco que es una afiliación porque el lugar que yo tenga en esta organización dependerá de los resultados de los pasos que ordena la ley en democracia”, anunciaba otro improvisado, Carlos Álvarez. 

El cómico que ha demostrado tener ambición política, pero poco conocimiento del funcionamiento del Estado se afiliaba a País para todos. Esta agrupación tiene como líder a Vladimir Meza, investigado en la Fiscalía Anticorrupción por sus andanzas en la Municipalidad de Huaraz, así como en el gobierno de Pedro Castillo. 

Esta sería una demostración de que Álvarez cae en el mismo error de la mayoría: postular como sea. Se la pasó todo el gobierno de Castillo criticando a la corrupción, publicando videos en redes sociales pidiendo sanciones radicales, y al final se une a un hombre que estuvo vinculado estrechamente a ese entorno, y que podría ser condenado por este tipo de delitos. 

Así como el Congreso creó 60 puestos de trabajo más (60 senadores y 130 diputados), muchos inescrupulosos creen que ahora será más fácil (y barato) llegar a una curul, pero de lo que poco se ha hablado es que ni Alberto Fujimori ni Antauro Humala están habilitados para postular. 

Resulta que la Constitución Política y la Ley Electoral precisan que todo funcionario condenado por delitos en su gestión queda impedido de ejercer cualquier cargo público. Esto le calza como anillo al dedo al exdictador. 

Fujimori y Humala comparten otro obstáculo: ninguno ha pagado el total de su respectiva reparación civil, lo cual también impide que se les declare rehabilitados. 

Otro angurriento de la política es Carlos Añaños, quien a sus 58 años cree que podrá ser presidente de la República aburriendo a los periodistas que lo entrevistan en la televisión, o dando talleres de coaching entre su “gentita”. Se acaba de inscribir como militante de Perú Moderno, otro vientre de alquiler que serviría para alimentar sus esperanzas. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here