LOS TITIRITEROS DE MERINO

0
63

Pasada ya la turbulencia de una crisis política provocada por el ambicioso y egoísta expresidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, y en momentos en que vuelven poco a poco las aguas a su cauce, es conveniente analizar y comentar sobre la presencia de dos personajes que están pasando piola, que hicieron las veces de pajes del breve régimen presidencial y moralmente espurio, que quiso implantar la pasada dirigencia del Poder Legislativo.

Ellos son el ex primer vicepresidente del gobierno de Alejandro Toledo, Raúl Diez Canseco y Víctor Andrés García Belaunde. Tremendas joyitas del quehacer político nacional contemporáneo. Ellos dos fueron los primeros en ser invitados, aceptar, y asistir a la ceremonia de investidura de Merino de Lama en el seno del hemiciclo.

En mi opinión la presencia de ambos no solo fue decorativa, sino que los puso en evidencia como los titiriteros de esta intentona golpista legal. Y de buena fuente se sabe que Merino estuvo en una suerte de consulta previa y/o asesoría, con ambos personajes preparando la camita donde hacerlo caer al ajedrecista y ex presidente Martín Vizcarra.

Se especula que para ambos era la ocasión perfecta para resucitarse políticamente, luego de una azarosa vida política, envuelta en escándalos y renuncias, que terminaron por convertirlos en zombis carentes de toda representatividad.

Vitocho y la señora K

Quien se las ha cantado claritas y en su pepa, es la exparlamentaria de Fuerza Popular, Maritza García, quien le dijo hace uno días en la única revista política que sobrevive en el país, me refiero a Caretas: “Yo lo voy a decir como siempre, sin temor a nada. Esto se trabajó desde que colocaron a Manuel Merino en la Mesa Directiva. Quien lo puso fue el señor Vitocho. Él fue quien trabajó de la mano con la señora K para poder tener a alguien a quien se le pueda manejar y doblegar, con el propósito final de vencer al presidente Vizcarra”. Estas declaraciones respaldan mi teoría de los titiriteros detrás de Merino. Y ante estas graves y serias acusaciones Vitocho ha hecho mutis y se ha guardado la lengua en el bolsillo, como dice el viejo y conocido refrán: “el que calla otorga”.

El enamoradizo RDC

Durante su breve vida política el enamoradizo Raúl Diez Canseco, se vio sumido en escándalos y denuncias cuando fue vicepresidente de Alejandro Toledo y ministro de Industria, Turismo y Negociaciones Comerciales Internacionales, en las que se vio envuelto por acusaciones relacionadas a la contratación de su actual pareja en Prompex y el favorecimiento de la empresa de su suegro mediante un Decreto Supremo.

El 6 de noviembre de 2003, un diario local daba cuenta que Diez Canseco (en ese momento casado y con hijos) había contratado con muy alto sueldo a Luciana De la Fuente en PROMPEX, entidad que dependía del ministerio a su cargo.

Ella se defendió proclamando a los cuatro vientos que ingresó a trabajar como asesora de la Dirección Ejecutiva de Prompex por un concurso público, sin intervención de Diez Canseco. Pero la suerte ya estaba echada.

También se le acusó de haber promovido el Decreto Supremo N° 047 con el que aparentemente se favoreció al padre de su pareja. Pues el texto de esta norma solo favorecía dos empresas que desarrollaban actividades dentro del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, RDC creía que estaba en la época del primer gobierno de su tío Fernando Belaúnde, donde los señorones ministros hacían y deshacían como si el Perú fue su chacra.

El 10 de noviembre de 2003, RDC renunció al ministerio y en su reemplazo, Toledo nombró a Alfredo Ferrero. El Congreso de la República dizque empezó a investigar al ex ministro por tráfico de influencias y este en su defensa solo atinó a decir que “su único error había sido enamorarse”.

Finalmente, el 30 de enero de 2004, presentó su renuncia a la vicepresidencia de la República, Luego de las investigaciones en el Congreso, la comisión no encontró responsabilidad de Diez Canseco respecto de los delitos imputados y, consecuentemente, el caso se dio por terminado.

Oh maravilla, la cosa terminó como suelen acabar las denuncias en el Perú contra la gente que tiene poder político y dinero. Las ansias por ambas cosas son las que estarían impulsando las manos de estos conocidos titiriteros, para recuperar poder tras bambalinas, con estos antecedentes de seguro que sus intenciones no eran para nada santas. 

Gracias a Dios, y a los miles de jóvenes que sacudieron las calles de todo el país y los fundillos de los calzones de los irresponsables congresistas, sus intenciones fueron frustradas, de igual forma no hay que perderlos de vista, para estar atentos a su accionar. Desde esta tribuna no les daremos tregua a ellos y a nadie que quiera sacarle la vuelta al Perú. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here