Marqués-2

0
216

Vargas Llosa no habría cerrado la puerta del todo, aunque muy en su fuero interno parece compartir con Keiko la idea de que no todo está perdido, que hay una luz, aunque sea tenue al final del túnel. El premio Nobel tendría como consejero en este espinoso tema a su hijo Álvaro Vargas Llosa, quien como él tiene sangre en el ojo desde la elección de 1990, en la que paradójicamente fueron barridos por su papi, el hoy apresado ingeniero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here