Pensión 65: conoce a usuaria y “reina del pan amoroso” en Cotahuasi

0
107

Reyna Cuadros Valer, de 83 años, sacó adelante con su noble oficio a sus hijos y ahora también apoya a sus nietos

Para Reyna Cuadros Valer, usuaria de Pensión 65 en el distrito de Cotahuasi, Arequipa, hacer pan en más que un trabajo, es su vida, es la forma como creció y con la que sabe transmitir cariño y atención a su familia, sus vecinos, amigos y clientes.
Para Reyna Cuadros Valer, usuaria de Pensión 65 en el distrito de Cotahuasi, Arequipa, hacer pan en más que un trabajo, es su vida, es la forma como creció y con la que sabe transmitir cariño y atención a su familia, sus vecinos, amigos y clientes.   

La conocen como ‘La reinita del pan’, y saben que todos los días, de 5 a 7 p.m., sale a la calle para saciar el apetito y el ánimo de los cotahuasinos con sus deliciosas galletas de yema de huevo, macitas de harina de maíz, pan de azúcar, bizcocho con ajonjolí, cachitos, pan especial, empanadas y bizcochuelos.

PUBLICIDAD

Para Reyna Cuadros Valer hacer pan en más que un trabajo, es su vida, es la forma como creció y con la que sabe transmitir cariño y atención a su familia, sus vecinos, amigos y clientes.

Con este oficio, esta mujer de 83 años, de rostro amable y risueño, sacó adelante siete hijos y aún ayuda a criar a dos nietos. Con su trabajo colabora con los gastos de los estudios, lo cual considera primordial en la vida. 

Reyna vive desde hace más de 60 años en una modesta casa del distrito de Cotahuasi, en la provincia de La Unión, en Arequipa. Allí llegó muy joven, luego de casarse y dejar su natal Pampacolca. 

En su pequeña casa tiene un horno de barro y piedra donde prepara con alegría el pan nuestro de cada día. Es su más grande riqueza. Allí logra la magia que cautiva a los habitantes de Cotahuasi. 

Niñez con aroma a pan 

Sus recuerdos más bonitos son al lado de su padre, mirándolo hacer pan y pastelillos con ayuda de su madre. “Desde que tengo uso de razón, mis padres se dedicaban a la panadería. Ellos tuvieron la panadería más importante de Pampacolca, donde nací. Allí aprendí todo lo que sé”, dice con nostalgia.

Para Reyna, hacer pan es la forma como expresa sus sentimientos. Por eso nunca deja de amasar, pues no lo siente solo como un oficio ni un medio de ganar dinero; es mucho más que eso. Siente que así satisface a las personas que estima. Así las engríe y las alimenta. 

“Cuando me dicen que les gusta mi pan, me siento feliz, contenta. Yo tengo dos secretos para hacer pan: hay que amasar bien y hacerlo con mucho cariño. Eso me enseñó de mi papá”, señala. 

Y aunque los años pesan, las fuerzas no son las mismas y le duelen los huesos y la tiemblan las rodillas, Reyna sigue horneando y saliendo a vender frente a la agencia del Banco de la Nación de Cotahuasi. Es infaltable de lunes a sábado, de 3 a 7 pm. Permanece sentada en una banquita, con su enorme canasta de panes y pastelillos, cuyo aroma inunda toda la calle y seduce a los transeúntes que no se pueden negar a comprar. 

Reyna Cuadros es beneficiaria de Pensión 65 desde hace cinco años y considera que estar en el Programa es una importante ayuda para ella, pues gracias a la subvención puede comprar insumos para sus panes y pasteles. “Me da tranquilidad recibir esa platita. Me ayuda para comprar mis materiales y también mis medicinas”. 

Una de las preocupaciones que Reyna siente por estos días es que sus saberes y secretos se pierdan. “Me gustaría que alguien siga mi oficio. Yo quiero enseñar mis secretos, pero no siempre se puede. Ojalá alguien se interese para que este arte se mantenga”, dice con preocupación. 

Sin embargo, para su tranquilidad, su nieto de 13 años parece haber heredado su gusto por la cosas sencillas y deliciosas. Él se ofrece ayudarla a hornear y algunos días también la acompaña a vender pan. Quiere conocer todos los secretos del negocio y ser un reconocido panadero. 

Reyna no se lo ha dicho, pero el adolescente ya conoce los secretos de ‘La reinita del pan’: amasar y amar. Ahora solo falta que los aplique como lo hace ella y logre alguna vez la magia del pan de cada día. 

Emprendimientos productivos

Pensión 65 ha identificado este año a un total de 7,654 beneficiarios del Programa que desarrollan diversos emprendimientos productivos en las 24 regiones del país, de los cuales 4,337 son mujeres y 3,317 varones. 

En articulación con las municipalidades distritales y otras instituciones, se han creado 255 espacios de comercialización para promover la participación de 4,329 beneficiarios que ofrecen productos agrícolas, animales menores, artesanías y tejidos, y comida tradicional, entre otros.

Cobertura en Arequipa

En la región Arequipa, el Programa Nacional de Asistencia Solidaria Pensión 65 atiende a 10,112 mujeres y hombres distribuidos en sus 8 provincias y 109 distritos. En Cotahuasi el Programa tiene 146 usuarios y usuarias y en la provincia de Unión 986.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here