PROBANDO Y AFINANDO LA MAQUINA

0
377

Sin duda alguna el primer error que cometió la primera presidenta del Perú fue no decir en su discurso pronunciado en el Congreso de la República, que su gobierno iba ser de transición.
Esta “omisión” fue utilizada como gasolina por los violentistas para tratar de incendiar la pradera y querer sembrar el caos y el descontrol en el país. Este “desliz” voluntario fue utilizado para tantear a la población y medir la posibilidad de quedarse y completar el periodo presidencial hasta finales del 2026.
Las reacciones de diferentes sectores de la sociedad, y no solo políticos, la llevaron a reconocer inmediatamente su error y rectificarse sobre la marcha para aclarar que su gobierno era uno de transición, lo cual fue confirmado con la pronta aprobación en el Congreso de un adelanto de elecciones generales para abril del 2024.
Estas reacciones rápidas y acertadas demuestran que la mandataria Dina Boluarte está leyendo correctamente el sentir ciudadano en general, virtud principal de todo político que aspira a ser un estadista.
Esta semana la presidenta Boluarte efectuó la primera recomposición de su Gabinete al nombrar como titular de la Presidencia del Consejo de Ministros a Alberto Otárola, quien hasta la fecha se desempeñaba en la cartera de Defensa, en reemplazo de Pedro Angulo. Hay que reconocer que Angulo tuvo la valentía, responsabilidad y entereza de agarrar con las dos manos y sin guantes, una papa caliente hasta lograr enfriarla.
Este cambio en el gabinete se hace ante la necesidad de contar con un Ejecutivo no solo técnico, sino también con mayor experiencia en el ámbito político para abordar de forma solvente la compleja situación de conflictividad social que agobia a nuestro país desde hace semanas.
A tal desafío se suma la necesidad de conducir al Gobierno en el período de transición hasta la celebración de las próximas elecciones adelantadas en abril del 2024, según la reforma constitucional aprobada por el Congreso en primera votación.
Desde esa perspectiva, la designación de Alberto Otárola en la jefatura del Gabinete implica un cambio de orientación en la forma de acometer la problemática nacional que puede facilitar el logro de avances por su conocimiento en la gestión estatal, obtenida durante su desempeño en diversos cargos del sector Defensa, así como por su cercanía al complicado y cambiante ambiente político.
El primer reto que deberá afrontar será el de estabilizar el país mediante el diálogo y la paz, así como generar las condiciones para prevenir nuevos estallidos sociales similares a los que han dejado hasta la fecha más de 20 personas fallecidas y 3,600 millones de soles en pérdidas económicas.

Para lograrlo, adelantó que promoverá un “amplio proceso de diálogo y concertación nacional”, el cual estará orientado a atender las demandas sociales y “construir una agenda mínima con perspectivas de gobernabilidad”.
Es urgente que dicha concertación se dé en aras de generar las condiciones políticas y sociales que faciliten el avance del país. Debe abarcar no solo a los partidos y a las bancadas, sino también a las organizaciones de la sociedad civil que vienen reclamando mayor atención de parte del Gobierno y del Estado.

La conflictividad latente en el Perú cederá cuando todos los sectores nacionales sean incorporados a la dinámica del desarrollo económico, político y social, y cuando el centralismo endémico de nuestro país comience a ceder, objetivos más que suficientes para trabajar cuanto antes para encaminar la gestión gubernamental hacia ese propósito.
El flamante presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola Peñaranda, informó que el Gabinete Ministerial asistirá al Congreso de la República entre el 6 y el 10 de enero próximo para solicitar el voto de confianza. Este será el termómetro para medir el grado de aceptación que hay con el Poder Legislativo y de sus resultado se podrá vislumbrar como serán la convivencia entre ambos poderes del Estado. Me aparto un renglón del tema político, para desearles una Feliz Navidad. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here