¿REALMENTE LOS PERUANOS SOMOS LIBRES?

0
332

Todos hemos cantado el Himno Nacional a todo pulmón, sobre todo en estas fechas de aniversario de la independencia o en algún evento importante y/o deportivo. Y de seguro que con la sangre casi saliéndonos por los poros, llenos de patriotismo y emoción por el mensaje libertario de su letra, hemos gritado “Somos libres seámoslo siempre” … pero acaso nos hemos detenido alguna vez a preguntarnos, ¿realmente los peruanos somos libres?…
Probablemente habrá muchos que se tildan de nacionalistas y después de leer estas líneas podrán no estar de acuerdo conmigo, pero no se trata de eso, sino de hacerse este sincero cuestionamiento. Decimos que desde el 28 de Julio de 1821 somos libres e independientes y es la mentira más grande que nos han hecho creer.
Independiente es ser libre, autónomo, no dependiente y nosotros en verdad, seguimos siendo dependientes, aún más que antes, porque ahora dependemos de todo el mundo.
Para quienes tienen acceso a información clasificada o de buen mérito, pues sabrán que en nuestro país solo hay un 1% de peruanos que dispone de determinados privilegios, es decir en Perú poco más de 300,000 ciudadanos, son los dueños de empresas, fabricas, latifundios, bancos, puertos, y grandes negocios y/o consorcios, es decir de los conglomerados económicos en los cuales trabaja la mayoría de peruanos dependientes.
Para decidir nuestros actos políticos y socio-económicos, dependemos del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, ellos nos imponen condiciones con documentos humillantes, ya que si tuvieran la oportunidad de leerlos e interpretarlos, se darían cuenta de cuáles son los condicionamientos que permiten que sobrevivamos. Somos y estamos tan dependientes, que aun nuestros actos de Justicia son cuestionados y muchas veces desconocidos por estamentos internacionales cuyas decisiones tenemos que acatar.
¿Sabían que la deuda externa es nada en comparación de todo lo que se llevaron de aquí los conquistadores desde 1532 en adelante? y que aún se la siguen llevando. Los españoles se han convertido en los dueños de la telefonía en América Latina; Canadá y EE.UU. de las minas de oro y del Petróleo, los chinos se llevan el cobre y el hierro, etc. Lo que es peor, somos dependientes de nuestros propios vecinos, por ejemplo, a Chile se le permite intervenir en la compra de determinadas empresas estratégicas y están presentes en muchos rubros del mercado y se les permite introducirse en nuestras fronteras y luego vienen a decirnos que somos libres.
El sueldo mínimo recientemente fue subido a 1025 soles, que en los mejores casos alcanza para vivir franciscanamente, porque si no seguiremos dependientes de los comedores populares, de los repartos de víveres que hace el Estado. Pero esto no es historia reciente esto viene de mucho más atrás. Así es como se ha hecho dependiente el pueblo peruano, de las ollas populares, equivocada manera de hacer solidaridad. Esas actividades solamente hacen del pueblo gente más floja y dependiente. Solo unas cuantas mujeres son las que cocinan, el resto se la pasa viendo novelas en sus casas, aun quienes no necesitan van al Comedor a sacar almuerzo o al vaso de leche, porque ya se hizo costumbre hacerlo, nos hicimos dependientes, sumisos.
Estamos dependientes en la currícula escolar, ya que el Banco Mundial, quien es uno de los gestores de la Educación, es quien dosifica qué es lo que debe aprender el niño y el joven peruano, y qué no. Es decir, la información nos es programada, para que, en la ignorancia, las incapacidades y las mediocridades, sigamos siendo dependientes y manipulables. Por eso es que no progresa una auténtica reforma educativa, porque todo está digitado de tal manera que no recibamos educación correcta. Nuestros niños son amaestrados, no son auténticamente educados y sus amaestradores lo fueron también en las universidades. Se siguen dando licencias a más comerciantes de la educación, esos son más útiles para el sistema, ya que tienen a niños y a padres distraídos con vistosos uniformes, actuaciones, bailecitos, pero jamás nuestros niños recibirán educación integral cabal y verdadera.
Tengámoslo bien claro, en la medida que tengamos acceso a una educación plural seremos realmente libres, estaremos menos expuestos a vivir dependiendo de lo que el Estado coloca a nuestro alcance. La dependencia nos hace ciegos sordos y mudos, el día que seamos independientes, ese día seremos autodidactas, aprenderemos a defendernos, porque seremos consientes de las leyes, conoceremos la Constitución para defendernos y tendremos mayor discernimiento para hacer valer nuestros derechos. Por todo esto, es momento de encaminarnos en busca de nuestra real libertad. Viva el Perú y sigamos en busca de la independencia. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here