¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!

0
151

Agencia EFE Calcula que 3 millones de peruanos ya tienen coronavirus, mientras medidas del Gobierno ya no funcionan

El 13 de abril, el presidente Martín Vizcarra anunciaba, triunfante, que la curva de contagios por COVID-1 9 se estaba aplanando. Esto fue aplaudido por la mayoría de medios de comunicación, pero resultó ser una mentira. El índice de personas con Coronavirus sube cada día más, e incluso ya se habla de más de diez mil muertos.

Ese mismo día, Juan Manuel Antón, ex decano del Colegio de Estadísticos del Perú titulaba “Falacia estadística en Palacio de Gobierno” su ensayo, del cual presentamos un breve extracto.

“Se visualiza del gráfico en mención que el día 1 registra un caso, el día 2 como consta en los registros fueron 6 casos de infectados, lo que indica que el día 2 tuvo cinco casos nuevos, y así sucesivamente, lo cual no coincide con los valores de la curva que elaboraron sus expertos del Ministerio de Salud”, indicaba.

Este error de Vizcarra se fue repitiendo y acentuando hasta ahora. Según el mandatario, pasar de 800 infectados diarios a 750 era un signo positivo. El último jueves fueron más de 10000 infectados en un solo día.

Una semana después, Mateo Prochanska negaba que haya un descenso de la mortalidad, lo cual se confirmó totalmente esta semana. Ahora tenemos un promedio de 100 muertos cada 24 horas.

“Esa es una interpretación errada hecha por una persona que no es epidemiólogo ni trabaja en salud pública y qué, aunque tiene las mejores intenciones no tiene la formación técnica para interpretar los datos que está presentando”, argumentó el también estadístico.

PRUEBAS BAMBA

Para entonces ya habían dado la alerta los médicos Ernesto Bustamante y Omar Neyra: se había preferido comprar más pruebas rápidas y menos pruebas moleculares. Las primeras solo detectan anticuerpos, los cuales se forman desde el sétimo día de contagio del coronavirus, y las segunda la cadena genética de este.

Es   decir, si un examen rápido a cien policías indica que diez dieron positivo, lo más seguro es que haya otros diez que tienen el virus, pero aún no han desarrollado anticuerpos. Esto se llama falso negativo.

Un falso negativo mató al ex congresista Glider Ushñahua.  A pesar de su obesidad, enfermedad pulmonar previa y problemas para respirar, ningún hospital de Ucayali quiso atenderlo porque en la prueba rápida había dado negativo.

Luego de rogar atención, un médico lo atendió y le puso oxígeno, pero ya era demasiado tarde.  El ex legislador moría por la neumonía atípica que provoca el SARS-Covid-2, y recién luego de su muerte llegó   el resultado del examen molecular: positivo.

“Los dos martillazos no han dado resultados. El Perú ocupa el primer lugar por casos positivos por millón de habitantes. Falta implementar el cerco epidemiológico”, advertía el doctor Marco Antonio Almerí.

¿Qué es el cerco epidemiológico? Significa aislar a las personas contagiadas con las sospechosas, a fin de cortar la cadena de contagio. Esto no se ha hecho por zonas en el Perú, y recién han empezado con algunos mercados, pero usando las pruebas rápidas.

Las pruebas moleculares que ha venido usando el Gobierno presentaban varias dificultades: solo funcionaban con determinados reactivos, solo pueden procesarse en laboratorios especiales hasta los cuales muchas veces había horas de distancia, y el transporte no era el más adecuado para mantenerlas puras.

ADMITEN FRACASO

Tanto antes como después el porcentaje de positivos están sobre el 10% del total de pruebas, lo que extrapolado a la población nacional arrojaría hasta tres millones de eventuales infectados. El mismo Vizcarra ha admitido que sus acciones no han dado los resultados esperados, y lo mismo dijo Pilar Mazzetti, del Comando Operativo COVID- 19.

Si bien han intentado culpar a grupos de ciudadanos que se aglomeraban en las calles y violaban el toque de queda, las estadísticas demuestran que esto solo se ha dado en algunas zonas, mientras Arequipa y otras urbes del sur sí han respetado la cuarentena casi al 100%.

Este intento de deslindar culpas, y responsabilizar casi totalmente a peruanos que viven en el 70 por ciento de la economía informal, estaría refutado por Google  Maps.  Un estudio internacional de los economistas Nomura Rob Subbaraman y Rebecca Wang basado en los datos del buscador informático por excelencia, señala que Perú está entre los tres países con mayor nivel de cumplimiento de medidas restrictivas de la libertad.

La misma data indica que la gente se moviliza más en Taiwán, Corea del Sur, Suecia y Japón. Salvo Suecia, en todos los otros países las tasas de contagio, hospitalización y fallecidos son mucho menores que las nuestras.

Martha Lucía Ospina, directora del Instituto Nacional de Salud de Colombia, explicó que la metodología correcta para mapear el contagio y contenerlo usa pruebas moleculares, y no las rápidas que promociona el gobierno de Vizcarra.

“La estrategia de Colombia no está basada en pruebas rápidas, ese no es el camino, y no reemplazan a las pruebas de biología molecular o PCR. De ahí nuestro afán de conseguir kits de extracción del ARN. Las pruebas rápidas no son pruebas diagnósticas. La serológica detecta anticuerpos, es decir, la reacción inmunológica que hizo la persona que tuvo el virus, y si no se aplican en el momento indicado pueden generar falsos negativos”, declaró a Semana.

“La semana pasada alcanzamos 2. 000 pruebas por millón de habitantes. Me impresiona cuando escucho que hablan de lo que han hecho otros países, por ejemplo, en Perú, y nos comparan con ellos. Pero en Perú lo hicieron con pruebas rápidas, y en realidad allá no hacen más de 1.000 pruebas PCR por millón de habitantes. Lo sabemos de fuentes confiables”, acotó la experta del país vecino.

Van tres martillazos, y el último sería desde este fin de semana. ¿Por qué Chile y Costa Rica, que adoptaron medidas diferentes dentro de esta estrategia, han tenido hasta ahora mucho mejores resultados que el Perú?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here