SOMBRA NAZI

0
325

Alejandro Celestino Toledo Manrique ha negado desde el principio que las adquisiciones inmobiliarias de su suegra, la ciudadana belga Eva Rose Fernenbug (94), tengan que ver con sobornos y ha dicho más bien que proceden de una herencia y una recompensa para víctimas de la Segunda Guerra Mundial, acontecida entre 1939 a 1945.

Esto discrepa con la vida casi monacal que la señora Fernenbug lleva en Bruselas, donde habita un departamento en un viejo edificio para jubilados que nada tiene que ver con la residencia que compró en Las Casuarinas por US$ 3’750,000 y la oficina y tres estacionamientos en la Torre Omega, en Surco, por US$ 882,400. Esas compras inmobiliarias se realizaron con una transferencia de US$ 5,3 millones que fue hecha desde una cuenta de la offshore Ecoteva Consulting Group, constituida en Costa Rica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here