UNA ‘MUERTE’ ANUNCIADA

0
91

Crónica de una inhabilitación que condenaría a Martín Vizcarra al ostracismo político

Congreso prolonga agonía política de vacado jefe de Estado hasta el viernes 16 de abril

‘El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros’.

(‘Crónica de una muerte anunciada’ de Gabriel García Márquez).

Con una sensación parecida dicen que despertó el jueves 8 de abril, también a las 5.30 de la mañana, el destituido presidente Martín Vizcarra, poco antes de que se presentara al Congreso de la República, donde ya lustraban la bandeja de plata sobre la que rodaría su cabeza.

A las 2:30 de la tarde- luego de que el moqueguano advirtiera a voz en cuello que si le bajaban el dedo iría a instancias internacionales- el pedido de inhabilitación por diez años fue aprobado por 26 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones, con lo que su testa política ya ni siquiera pendía de un hilo.

Lo mismo ocurrió con la ex ministra de Salud, Pilar Mazzetti, a quien 25 parlamentarios decidieron degollar políticamente para los próximos 8 años, mientras que 24 legisladores hicieron lo propio con la ex canciller Elizabeth Astete durante un año.

El viernes 9 de abril se anunció que al día siguiente- el sábado 10- el Pleno votaría el informe que recomendaba la inhabilitación del ex mandatario, pero al caer la noche se conoció formalmente que el Consejo Directivo había decidido evaluar el tema el viernes 16 de abril, cuando los humos de la elección del Bicentenario se hubieran disipado.

La nueva fecha se aprobó con 14 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones, luego de un breve debate a puerta cerrada que levantó más de una suspicacia, sobre todo en el legislador Jim Ali Mamani, el gestor del documento.

Pero el informe final que ahora será visto la otra semana señala que Vizcarra Cornejo, Mazzetti Soler y Astete Rodríguez hicieron mal uso de sus cargos para vacunarse en silencio, mientras miles de peruanos caían como moscas bajo la guadaña filosa del coronavirus.

El documento menciona sobre la actuación del destituido jefe de Estado: ‘Le mintió al país diciendo que fue un valiente voluntario, pero más bien buscó protegerse pese a ser el funcionario de mayor rango (…)’.

El final de la obra de García Márquez podría terminar siendo el epílogo de la carrera de Martin Vizcarra, en sentido figurado, claro está:

‘Tropezó en el último escalón, pero se incorporó de inmediato. ‘Hasta tuvo el cuidado de sacudir con la mano la tierra que le quedó en las tripas’, me dijo mi tía Wene. Después entró en su casa por la puerta trasera, que estaba abierta desde las seis, y se derrumbó de bruces en la cocina’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here