VIZCARRA COMO PALO DE GALLINERO

0
173
Esta semana la Comisión Permanente del Congreso aprobó los informes referidos a la procedencia de las denuncias constitucionales contra el expresidente Martín Vizcarra y las exministras Pilar Mazzetti y Elizabeth Astete, y otorgó 15 días de plazo a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales para realizar las investigaciones por el denominado caso Vacunagate. Lo cual coloca cada vez más cerca de la inhabilitación de ejercer cargos públicos al ex presidente Vizcarra.
En este proceso se acordó acumular las denuncias constitucionales 422 y 424 que atribuyen a Vizcarra los presuntos delitos de organización criminal, concusión, colusión agravada, peculado doloso, malversación, cohecho pasivo propio, negociación incompatible, tráfico de influencias y falsificación de documentos, los cuales afrontará por la figura del antejuicio. Presunciones que de ser comprobadas lo van a dejar más sucio que palo de gallinero.
Como si fuera poco, se acumularon las denuncias constitucionales 423 y 422, que declaran procedentes las denuncias constitucionales por la presunta infracción de los artículos 38, 39, 118 y 41 de la Constitución contra Vizcarra y las exministras Pilar Mazzetti y Elizabeth Astete, la cual afrontará por la figura del juicio político. Por ese lado el proceso resulta más rápido que el antejuicio.
Con 24 votos a favor y ninguno en contra, la Comisión Permanente aprobó otorgar 15 días a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales para que presente su informe final sobre las denuncias constitucionales contra el expresidente y las exministras.
Tras el plazo otorgado por la Comisión Permanente, se tendrá que designar a un congresista delegado para que realice la investigación respectiva con la toma de declaraciones de los exfuncionarios involucrados. El caso terminará en el Pleno del Congreso donde se tendrá que votar el informe final.
Estas denuncias constitucionales se presentaron tras revelarse que el expresidente Vizcarra, las exministras de Salud y de Relaciones Exteriores, además de otros funcionarios, se vacunaron fuera del ensayo clínico del laboratorio chino Sinopharm que estuvo a cargo de la Universidad Cayetano Heredia y la Universidad Nacional de San Marcos.
Manotazos de ahogado
Sin más remedio el expresidente Martín Vizcarra se ha mostrado dispuesto a allanarse a las investigaciones sobre el proceso de vacunación al que fue sometido; no obstante, pidió al Congreso que la investigación en su contra sea “objetiva, independiente, que encuentre la verdad”. “Lo único que pido es que no traten de usar su cargo para eliminar a un contendor político”, apuntó en asumiendo un tono conciliador.
“No se aprovechen de las circunstancias. Estamos en un proceso electoral democrático donde en las urnas es la población la que debe determinar a sus próximas autoridades. No quieran aprovechar las circunstancias para eliminar a un contendor político que les es incómodo porque actúa siempre con firmeza”, una cosa son las preferencias electorales y otra muy distinta los cargos por los que se les investiga. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here