VOTO DE CONFIANZA Y GOBERNABILIDAD

0
144

La presidenta del Consejo de Ministros Mirtha Vásquez Chuquilin y su gabinete obtuvieron esta semana el voto de confianza por parte del Congreso de la República. Este hecho es de relevante importancia sobre todo porque el gobierno se encuentra ad portas de cumplir los 100 días en el poder y significa un giro muy relevante en el mandato del presidente Pedro Castillo, que lo encamina firmemente en los rieles de la gobernabilidad.
La estabilidad política en el Perú es, ya sabemos, un bien extremadamente escaso. Se trata de un país que ha tenido cuatro presidentes en cinco años, con permanentes confrontaciones entre Ejecutivo y Legislativo y cuyos gabinetes ministeriales últimamente se han caracterizado por lo efímero de sus gestiones.
Pedro Castillo llegó a la presidencia del Perú con la sospecha de ser una marioneta del líder de su partido Perú Libre, Vladimir Cerrón, de izquierda radical. La invitación a la renuncia de su primer gabinete significó un giro de timón hacia la gobernabilidad la misma que ha sido ratificada por el primer poder del Estado con el voto de investidura a este segundo gabinete.
El Perú necesita un rumbo claro y un gobierno serio, cohesionado y que realmente inspire confianza. Está claro que el nuevo gabinete debe ser reconstituido a la brevedad posible, pues hay personajes que por sus antecedentes y procederes no dan la talla en la eficiencia de la conducción de sus sectores y le restan fuerza a las intenciones por lograr cohesionar bajo una misma tónica a todo el equipo ministerial. Mirtha Vásquez cual directora de orquesta va a tener que mantener firme su batuta para corregir y lograr una buena sinfonía, en lo que es metafóricamente hablando, una orquesta política gubernamental.
Pedro Castillo parece haber entendido que haberlo puesto a Guido Bellido como primer ministro no solo le hacía un flaco favor a la gobernabilidad local sino también a la estabilidad del Ejecutivo, por lo que debe continuar en esa senda para lograr avanzar como país y como gobierno.
El nuevo gabinete, encabezado por la excongresista del partido de izquierda “progresista” Frente Amplio, Mirtha Vásquez, supone poner importantes paños fríos a la confrontación febril de las últimas semanas. A Vásquez, quien fue presidenta del Congreso en el gobierno de Francisco Sagasti, se le atribuye un carácter mucho más conciliador que a su predecesor puka Bellido. Y el nombramiento de ministros con un perfil mucho más técnico, independientes y con menor afinidad al partido de Vladimir Cerrón, evidencia un desligamiento del ala dura y las más radicales ideologías de ese partido.
Otro punto importante, que no se puede ocultar ni negar, es la ruptura del gobierno con un gran sector de la bancada de Perú Libre, pues de 37 representantes, 16 votaron en contra de otorgar el voto de confianza al gabinete Vásquez. Algo nunca visto, sobre todo cuando su propio gobierno no completa ni siquiera los 100 días de estar en el poder.
Este respaldo evidencia un pronunciamiento de la facción “castillista” dentro del parlamento, y de buena parte del mismo Congreso, que quiso evitar un eventual cierre en caso de que el proceso de aprobación de la confianza no progresara.
El nuevo gabinete, según lo han manifestado Pedro Castillo (a través de twitter), y Mirtha Vásquez, (a las afueras del Congreso), representa un cambio en aras de lograr la gobernabilidad, pero tienen ante sí un complicado camino. El Perú necesita un rumbo claro y un gobierno serio, cohesionado y que realmente inspire confianza. El nuevo gabinete parece ser un paso en esa senda. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here