Detienen a ex gobernador regional de Madre de Dios en su domicilio

0
1864

13-1

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en su domicilio al ex gobernador regional de Madre de Dios, José Aguirre Pastor, quien tenía orden de arresto del Poder Judicial en el proceso que se le sigue por presuntos actos de corrupción durante su gestión.

La vivienda de la ex autoridad regional se encuentra en las afueras de la ciudad de Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios, y representantes del Ministerio Público realizan las diligencias del caso para proceder a tomarle las declaraciones respectivas de acuerdo a ley.

En las próximas horas, Aguirre Pastor será trasladado a la carceleta de la Corte Superior de Madre de Dios a la espera de la decisión judicial sobre la condición que afrontará para el proceso que se le sigue por sus presuntos vínculos con el empresario Martín Belaunde Lossio y la adjudicación de obras, como la construcción de colegios, que quedaron inconclusas.

El ex gobernador regional solo cumplió dos de los cuatro años de gestión (2011-2014), debido a que fue vacado por el Concejo Regional en julio de 2013.

En diciembre de ese año, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) confirmó la vacancia de Aguirre Pastor en segunda y definitiva instancia, al corroborar el acuerdo del Consejo Regional por causal de condena consentida por delito doloso con pena privativa de libertad.

La autoridad electoral basó su decisión en la sentencia condenatoria de Aguirre Pastor dictada por el Tercer Juzgado Unipersonal de Tambopata, de la Corte Superior de Madre de Dios, por ser autor del delito contra la administración pública, en la modalidad de usurpación de funciones en agravio del Gobierno Regional de Madre de Dios.

Dicha sentencia impuso al ex gobernador una pena privativa de libertad  suspendida de cuatro años y la inhabilitación por un año, la cual fue confirmada en vía de apelación por la Sala Mixta de Apelaciones de Tambopata, de la Corte Superior de Justicia de Madre de Dios y, finalmente, por la Corte Suprema de la República.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here