HUAICO POLÍTICO

0
375

Inundaciones-en-Peru-1920-3-1024x575Los catastróficos hechos ocurridos en las últimas horas, principalmente, a lo largo de la costa norte, centro y sierra central de nuestro territorio han puesto de manifiesto lo que fue manejado como un secreto a voces: que el Fenómeno del Niño estaba azotando nuevamente a nuestro país. Lo que indigna profundamente es la actitud negligente, por decir lo menos, de las autoridades responsables, por negar meses atrás la presencia de este anómalo climático en nuestro territorio. La observación simple ponía en evidencia que la inminencia de un fenómeno de El Niño por lo menos moderado estaba latente y amenazaba con causar destrozos en zonas altamente vulnerables. Los sistemas de observación climática y sus portavoces negaban el hecho basándose en que la temperatura del mar no alcanzaba los 28 grados por lo que no podían oficializar la presencia de El Niño en nuestras costas. Un descuido reprochable que pone de manifiesto la incapacidad de todos los directivos de estas instituciones para advertir el azote de la naturaleza. Los responsables por lo menos deberían presentar su renuncia inmediatamente.

Es increíble que en pleno siglo XXI con los adelantos tecnológicos existentes en el mundo, el Perú no esté a la vanguardia para utilizarlos en prevenir este tipo de desastres que enlutan y causan tanto dolor y atraso a nuestra Nación. Y aquí la indignación alcanza su máxima expresión al ver que el tan publicitado satélite francés Perú Sat 1 comprado por el gobierno del inepto ex presidente Ollanta Humala ha sido una estafa total pues nunca funcionó. Por él se pagó S/. 575 millones. El 24 de abril del 2014 el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, dijo que este satélite se utilizaría para monitorear las áreas afectadas por desastres naturales, reforzar la seguridad y la lucha contra la minería ilegal con imágenes de alta resolución. “ …a partir de mañana, el Perú ya podrá contar con imágenes satelitales. No vamos a esperar al lanzamiento, que se producirá en mayo del 2016”, refirió Cateriano en esa fecha. ¿?. Sobre este tema del satélite inservible me ocuparé exclusivamente en una próxima editorial.

Este fenómeno natural abarca más que los trágicos hechos ampliamente expuestos en los medios de comunicación. La caótica situación en que el Estado y el gobierno intenta sobrellevar esta tragedia no es sino la prueba de que el gobierno de PPK no da la talla para la gran tarea que fue elegido. Su capacidad de reacción es limitada. En política no se puede pensar en actuar según acontecen los hechos, hay que tener un don de vidente político y adelantarse a los hechos y estar preparado con dos o tres acciones a tomar para enfrentar esas vicisitudes. No esperar a que caiga el huaico para buscar refugio o auxilio. Este gobierno carece de inteligencia política que le permita ver más allá de lo evidente. Prueba de ello es la sandez que utilizó el presidente como disculpa para no declarar la emergencia en algunas zonas del país, debido a que estaba esperando que el INDECI le confirme la emergencia. O es que en Palacio no ven noticieros?, no ven que las aguas del Rio Rímac, Rió Chillón, Río Huaycoloro están desbordados y llevándose puentes, casas, sembríos y familias a su paso?, Y que Piura, Chiclayo y Trujillo, solo por mencionar tres departamentos, estaban inundados hasta el cuello…¿?.

Fernando de Szyszlo dijo en una entrevista hace unos meses sobre su amigo Pedro Pablo Kuczynski, que es una persona con muchas virtudes, pero que carece de visión política. Y eso lamentablemente para el Perú, pues en sus hombros recae la responsabilidad de la administración del Estado. Esta tara política resulta negativa, gravísima y nociva en la búsqueda para alcanzar el desarrollo.

La desgracia nacional tiene que ser un aliciente y una motivación para la unión de las fuerzas políticas, pero de las buenas fuerzas políticas, de esas que no tienen rabo de paja, ni están señaladas con acusaciones de corrupción, ni de aquellas cuyos líderes están fuera del país cuando las papas queman. Y una de estas fuerzas que se ha puesto de manifiesto en este sentido es el partido de Alianza para el Progreso (APP), liderado por César Acuña, quien está recorriendo el país de manera silente y con perfil bajo brindando apoyo a las zonas afectadas y de manera directa. Al parecer el objetivo sería fortalecer de manera directa una relación político-social.

Las nuevas fuerzas políticas tienen que entrar a tallar y aprovechar esta oportunidad para demostrar su liderazgo en paralelo y que están preparadas y listas para conducir y apoyar a todos los peruanos en momentos de angustia y zozobra. Ahora más que nunca el Perú necesita de todos sus hijos. Hasta mañana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here