La violencia estallada en el país y parece no tener cauces de solución ante posiciones antagónicas

1
957

Entre los manifestantes y los caminos señalados por la señora Boluarte y por el congreso de la república.

La Primera entrevista al político y académico Javier González-Olaechea Franco, doctor en Ciencia Política, experto en gobierno e internacionalista.


P. Buenos días doctor González-Olaechea ¿Estamos frente a un conflicto que se expresa en una mesa de tres patas, presidenta, congreso y manifestantes?

R. Buenos días, es gráfica su figura, pero inexacta. El conflicto no lo podemos imaginar como una mesa y menos de tres patas.

P. ¿Cómo lo visualiza Usted al conflicto que arrecia en el país?

R. A mí no me gusta usar el término visualizar, prefiero observar. Observo que sucede algo previsto en la teoría de los conflictos. Creo haberlo mencionado en este medio. Un buen observador puede anticipar cómo, en qué circunstancias y qué actores originan un conflicto social, pero una vez estallado, nadie puede predecir cuándo, en qué condiciones y con qué nuevos actores puede terminar el conflicto. Es lo que hoy, finalizando enero, sucede en el país.

P. ¿Quiénes serían esos nuevos actores?

R. Al Eje Moscú-La Habana-Caracas hoy se suman algunos sindicatos, organizaciones fantasmas y de fachada senderista, frentes sureños, el financiamiento iraní y países como Chile.

P. Explíqueme favor mejor eso de la ruta iraní.

R. Desde hace más de 15 años de 10 o más altos funcionarios iraníes viajaron a La Paz y de la Paz igualmente a Teherán, incluyendo al delincuente Evo Morales. Irán les compra uranio para sus fines nucleares y les obsequia barriles de billetes. Irán ha establecido una suerte de campo de entrenamiento en Bolivia y tiene una poderosa célula acá. Su brazo terrorista Hezbolá está en nuestro suelo y orquesta y genera violencia.

P. ¿Le consta?

R. Lo sustenta un informe peruano de inteligencia que fue presentado hace varios congresos a la Comisión de Inteligencia del congreso Yo tengo una copia hace un buen tiempo y no deja espacio a dudas.

P. También mencionó a Chile…

R. En la reciente reunión de la CELAC, organismo infértil, el presidente Boric pretendió señalarle la ruta al gobierno Boluarte y eso es inaceptable.

P. A propósito, hemos leído el miércoles pasado dos tuits suyos en un lenguaje que no le conocíamos……

R. Es correcto y se lo merecen. Dije que ahora cualquier pelafustán extranjero se entromete en nuestros asuntos y señalé que Petro debía ocuparse de su narco estado, que López Obrador también y explicar el origen de las fortunas de sus hijos, que Fernández labure, que Lula debe rinda cuentas a la justicia y que Borich resuelva algo y que no desee lo ajeno.

P. ¿No le parece algo irrespetuoso?

R. Lo sería si fuera una autoridad, pero como no represento a nadie, puedo en circunstancias excepcionales obsequiarle una chiquita a cada uno que, por cierto, bien merecidas la tienen.

P. También se ha referido a la CELAC …

R. Sí, hubiera preferido una presentación de la presidente con más tono y que no pida apoyo de países a los que llamó hermanos. Los países no tienen ni hermanos, ni primos ni amigos, tienen intereses y los nuestros son vulnerados por extranjeros.

P. Señor González-Olaechea, no me ha contestado sobre su referencia a la CELAC.

R. Tiene razón, disculpe. La CELAC es un engendro bolivariano creado en Caracas hace doce años y no sirve para nada, nos cuesta y si no podemos fumigarla el Perú debe retirarse.

P. Volviendo a las protestas ¿Cómo se pueden solucionar?

R. Diferenciando y dividiendo la calle.

P. ¿A qué se refiere?

R. Propongo que se mantenga y se aplique de verdad el estado de emergencia y que se decrete el toque de queda de 6 horas en todas las zonas donde la protesta contiene extrema violencia. Encerrados, se captura a la izquierda radical que dirige, orquesta y reparte el dinero. Eso puede tomarnos máximo 15 días. Así diferencio y divido la calle y el resto de la población manifestante tendrá que regresar a sus localidades, es más, les facilitaría el traslado y calmado el país me siento a dialogar con ellos y tomo acción porque hay demandas justas.

P. ¿Un divide y reinarás?

R. No, un divide y gobernarás.

P. Interesante…¿cómo observa el proceso electoral?

R. Como se presenta hasta ahora, difuso, sin acuerdos mínimos, sin reglas claras, con escaso tiempo y con protagonistas carentes de una visión de país, hasta ahora.

P. ¿Ya tiene sus preferencias definidas?

R. Tengo el perfil de quien deseo que resulte ganador, pero primero deben subir las vayas y hacer por lo menos algunas reformas.

P. ¿Y cual es ese perfil señor González-Olaechea?

R. Pidamos mucho (sonríe) que sea honesto, que tenga una visión del país, que esté preparado para ejercer la presidencia, que sepa distinguir entre las necesidades de la coyuntura y la propias de nuestra estructura y que acorde con estas últimas que tenga propuestas disruptivas, que se rodee de gentes capaces y que combata nuestras lacras cueste lo que cueste.

P. ¿No pide mucho?

R. ¿Le parece realmente dado el estrado de postración moral en el que nos encontramos? Mire, el presidente Francisco García Calderón que gobernó desde marzo hasta noviembre de 1881 en plena ocupación chilena en lo que se llamó el gobierno de Magdalena y enfrentado mucho tiempo y duramente a Piérola, años después le dijo: “No considerasteis el poder como un botín del vencedor, sino que buscasteis los hombres para los destinos y no los destinos para los hombres”. Ahora se conforman organizaciones criminales y cargan con todo. Falta sentido de la honra y no solo honradez.

P. Finalmente ¿qué va a hacer en las próximas elecciones?

R. Si hay buenas condiciones participaré. Veremos dijo un tuerto.

P. ¿No era un ciego?

R. No, el ciego no ve nada, yo en política duermo con un ojo abierto…es un decir jocoso…

P. Gracias por su tiempo doctor.

R. Gracias por el suyo y por la entrevista.

1 COMMENT

  1. Opinión de Gonzalo Fernández Montagne, 29 de enero de 2023
    – Debemos partir del hecho que el problema actual es un problema nuestro, de los peruanos. Lo que implica atender el reclamo de una gran parte de nuestra sociedad ubicada principalmente en los lugares más alejados del país, olvidada por todos los gobiernos anteriores y carente de derechos fundamentales. Entonces, ¿cuál es el sustento del punto de vista acerca de que las actuales protestas y el reclamo de derechos de los ciudadanos de muchas zonas del país, desconocidos, marginados y olvidados, son parte de toda esa monserga sobre el eje del mal que repiten hasta el cansancio ─en todo el mundo─ los que gozan de todos los beneficios del mundo moderno?
    – ¿Cómo así se puede argumentar que los derechos que reclama la población y sus quejas por el abandono perenne del Estado y el abuso de poder del que son víctimas se expresan en las calles debido a una izquierda radical que dirige, orquesta y reparte el dinero? Este no es el fondo del problema. En todo caso se podría decir que esos reclamos son apoyados por una parte de peruanos organizados en partidos políticos, haciendo uso de sus derechos ciudadanos, en una forma con la que no todos coinciden, como también lo hacen en contrario los poderes Ejecutivo y Legislativo, antes en desacuerdo permanente y ahora concordantes en el uso de la fuerza, por medio de las instituciones encargadas del orden y el respectivo apoyo logístico y financiero. Sin embargo este tipo de problemas son propios de nuestro país y a eso hemos llegado repetidamente en nuestra historia política. Y para conservar o regresar más bien a la tranquilidad y la paz creo que es mejor no hablar de organizaciones criminales.
    – ¿No se dan cuenta que existen problemas muy serios que llevan siglos de diálogos que al final son monólogos que resultan en nada, y que quienes los padecen son ciudadanos del Perú, que tienen derechos igual que usted y que yo, y que solo buscan que les hagan caso alguna vez? Ya van 200 años de corrupción y retraso del país en el que vivimos y no me vengan con que eso es culpa de comunistas, caviares o terrucos.
    – De qué modo se puede argumentar que todo aquel que desea un cambio en las condiciones de vida en el mundo y, particularmente en el Perú y en Latinoamérica, podría ser cualquiera que no sea un ciudadano ruso, cubano, boliviano o venezolano etc., en su propio país y bajo el régimen que les dé la gana, entre otros preseleccionados. ¿Pertenecen acaso a una clase de sub humanos o de otra especie, impedidos de desear un mundo mejor, o de peruanos de la misma condición, a quienes se identifica dentro del eje del mal ─mismo tribunal de la inquisición─?
    – Lo que pasa es que los que se comen la torta que crece ─a veces sí y a veces no─, son los que entienden que así, todo funciona bien; y, por lo tanto, que los demás, desde su punto de vista, deberían entenderlo de la misma manera. Pero además, a esa forma de pensar le agregan la calificación negativa y el uso de adjetivos descalificadores para cualquiera que disiente y hasta amenazas de “darle su chiquita” a cualquiera de estos que se le cruce. Faltaba más.
    – Felizmente no todos pensamos así, no solo porque tratamos de vivir en democracia, sino porque como seres humanos pensantes, debemos aceptar que es posible disentir y que aquello que para algunos con un ojo abierto está bien, para otros con los dos ojos bien abiertos puede estar dislocado del tiempo y la realidad. Y también que en vez de repartir golpes debemos tratar de contribuir con ideas a lograr óptimas condiciones de vida, equidad y justicia, para todos los habitantes de la tierra. Por Gonzalo Fernández Montagne, 29 de enero de 2023

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here