CENSURA INMINENTE

0
888


Las bancadas de Cambio Democrático-Juntos por el Perú anunciaron que este lunes 28 de agosto presentarán una moción de censura contra el recientemente elegido y cuestionado presidente del Congreso de la República Alejandro Soto Reyes. El mismo que es cuestionado por presentar una presunta declaración jurada falsa por concepto de una deuda por reparación civil. Y con ello creándose nuevamente una crisis en el Poder Legislativo, que, sumado a lo endeble del manejo político del Poder Ejecutivo, mantiene al país en una cuasi permanente crisis política que afecta el desarrollo nacional, debido a la negativa imagen que proyectamos como Nación ante la comunidad internacional, que influye en los resultados de confianza-país que emiten diferentes entes de especializados en la materia.
Entre las razones para solicitar la censura del titular del parlamento que figuran en el documento se menciona que Soto Reyes hizo uso de facultades constitucionales para la aprobación de una ley con la que se favoreció para prescribir una acción penal dentro de un proceso judicial que enfrentaba. Además, se le cuestiona por construir un edificio sin respetar las prohibiciones y los parámetros del ordenamiento urbano vigente.
Según el documento, el parlamentario ha hecho uso de sus facultades constitucionales de aprobación de una ley para beneficio propio con la finalidad de evadir un proceso judicial en su contra por los presuntos delitos de estafa y falsedad genérica.
Se detalla que, en abril de 2012, el titular del Parlamento adquirió un terreno perteneciente a la comunidad campesina de Ayamarca Pumamarca, ubicado en el distrito de San Sebastián (región Cusco) por un valor de US$ 5 000. Sin embargo, ocho meses después, en diciembre del mismo año, lo vendió a la empresa de transportes Wayna Picchu S. A., para la cual prestaba servicios como asesor legal, por el precio de US$ 265.000. Todo un faenón, que en el fondo como siempre va en contra de los verdaderos dueños de la tierra y de los más pobres, y los más indignante es que los más perjudicados en este “negocio” de tierras serían sus propios paisanos.
Otra perla que se señala en el mencionado documento y que se enumera es la contratación irregular de personal. Se precisa que Alejandro Soto había contratado en su despacho parlamentario a la hermana de la madre de su menor hijo de 11 meses, Lizbeth Peralta Salas, un hecho que configuraría como presunto delito de nepotismo.
Asimismo, se indica otro acto por el cual se le cuestiona al presidente del Congreso: el de haber omitido consignar, en una declaración jurada que presentó en octubre de 2020, ante el organismo electoral (JEE de Cusco), que tenía una deuda por concepto de reparación civil.
“De esta forma, negó de manera categórica, tener deuda alguna por concepto de reparación civil; documento que le permitió postular al Parlamento, ya que según se establece en el artículo 113 de la Ley 26859, la no presentación de dicha declaración constituía un impedimento legal para presentarse como candidato al Parlamento”, dice la moción de censura con la que buscan retirarlo de la Presidencia del Legislativo.


CON LA SOGA AL CUELLO


Lo real es que el último fin de semana, Roberto Sánchez (Cambio Democrático-Juntos por el Perú) le habría puesto la soga al cuello al hasta ahora presidente del parlamento, al presentar, con 20 firmas, la moción de censura en contra de Soto, la misma, que ya estaba cantada desde hace una semana.
Para hacer efectiva su presentación, Sánchez tuvo que reunir las firmas de al menos 20 legisladores. Al principio nadie parecía hacerle caso, pero la adhesión empezó a cambiar cuando se reveló que Soto, al parecer, utilizó a su personal para limpiar su imagen política.
Así, Podemos, Acción Popular, Cambio Democrático-Juntos Por el Perú y algunos No Agrupados hicieron caso a la alerta y decidieron apoyar la moción.
Todos ellos consideran que el presidente del Congreso ha mellado la imagen del Parlamento con estas denuncias. Entre tanto, Renovación Popular, el Bloque Magisterial, y Unidad y Diálogo también se han expresado en contra de Soto.
Así también Perú Bicentenario (PB), a través de Guido Bellido, y Perú Libre (PL), por intermedio de Américo Gonza, anunciaron que su eventual respaldo a la moción será evaluado el lunes.
Todas las imputaciones contra Soto están consignadas en un documento de 25 páginas que está acompañado de más de 100 anexos.


¿QUIÉN REEMPLAZARÍA A SOTO?


De acuerdo al artículo 12 del Reglamento del Congreso de la República, si Soto Reyes renuncia a su cargo en la Mesa Directiva, se deberá convocar a una nueva elección interna dentro del Palacio Legislativo para elegir a un nuevo presidente y completar la lista, tal como ocurrió cuando la parlamentaria de Alianza para el Progreso, Lady Camones, fue censurada y en su reemplazo ingresó su homólogo de Avanza País, José Williams.
“En caso de vacancia de cualquiera de los cargos de la Mesa Directiva, el Presidente o quien lo reemplace convocará a elecciones dentro de los cinco días posteriores de oficializarse la vacancia. En esta hipótesis, de ser necesario puede citar a sesión especial”, reza el mencionado artículo.
De concretarse la censura, Alejandro Soto puede convertirse en el tercer congresista de Alianza Para el Progreso (APP) que termine saliendo por la fuerza de la presidencia del Congreso. Antes tuvo que apartarse Lady Camones (2022) por una censura y Luis Valdez (2020), que renunció. A voz en coro los legisladores han cantado que Soto debe dejar el cargo. Y es lo que al parecer sucederá. Estaremos atentos. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here