ENTRE LO POLÍTICO Y LO JURÍDICO

0
560

Esta semana, la Mesa Directiva del Congreso de la República decidió rechazar “de plano” la cuestión de confianza solicitada por el Poder Ejecutivo, ello trajo como respuesta por parte del gobierno la renuncia del presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, lo que ha creado una nueva situación de crisis entre ambos poderes, que se tendrá que definir entre lo político y lo jurídico.
El derecho constitucional es un acercamiento jurídico a fenómenos políticos. Lo que va a ocurrir por parte del Ejecutivo es una interpretación en la que va a primar consideraciones políticas. El gobierno de Pedro Castillo utilizarás su percepción política para manejar el tema, mientras que el Poder Legislativo apelará a su reglamento, que es un recurso jurídico.
Es importante que no lleguemos a situaciones extremas que vivimos antes, donde en una semana tuvimos tres presidentes, es vital mantener la calma recuperar el diálogo y sobre todo pensar en el bienestar de las grandes mayorías.
Es importante observar el juego político que se traduce en detalles, como el hecho que está pendiente de votación en la Comisión de Constitución: acortar el mandato presidencial y el planteamiento de su suspensión, el trámite de estos dos temas también es importante para definir la coyuntura actual.
Mientras que en el Ejecutivo la salida del primer ministro Aníbal Torres y entrada de Betssy Chávez en su lugar aumenta la presión política. La extitular de Cultura es de las pocas funcionarias públicas que aún se mantiene al lado del presidente Pedro Castillo y, ante la renuncia de Torres, Castillo se ve obligado a renovar su Gabinete.
Corren riesgo ciertas carteras como las de Economía y Finanzas y de Energía y Minas, cuyos ministros venían transmitiendo cierta calma a los mercados dado que promovían la inversión privada y no estaban a favor de ciertas reformas que Chávez sí respalda, como la prohibición de la tercerización laboral y el proyecto para empoderar a sindicatos en negociaciones colectivas.
En lo que corresponde a Chávez, la nueva primera ministra fue censurada como titular de Trabajo por falta de capacidades para el cargo, incluso miembros de su propia bancada votaron en contra de ella. Por otro lado, también enfrenta una investigación de la Fiscalía por presuntos delitos de aprovechamiento del cargo y tráfico de influencias.
El Congreso seguramente no reaccionará bien ante una figura política con la cual ya han tenido enfrentamientos. María del Carmen Alva, expresidenta del Congreso y actual legisladora, señaló a medios locales que Chávez “debe ser la mejor amiga, la engreída del Gabinete para que le den el premierato. Se va a inmolar por la famosa bala de plata. Es una provocación” dijo a los medios de prensa casi en automático.

El punto definitorio o de quiebre en mi opinión se encuentra en la definición política-jurídica de lo que fue el rechazo “de plano” de la cuestión de confianza presentada por el Ejecutivo, el problema aquí es que no hay instituciones tutelares que puedan definir y decidir con autoridad legal qué es lo que exactamente sucedió en ese trámite entre ambos poderes. Eso conlleva a que las partes van a tener que definir mediante actuaciones directas quién tiene la razón y sin duda, va a aganar quien tenga el respaldo de las Fuerzas Policiales y Fuerzas Armadas. Así de simple y claro. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here