ESPALDARAZO MEXICANO

0
485

El jueves último se puso de manifiesto la iniciativa diplomática de México que, en un gesto sin precedentes en los últimos tiempos, ofreció ayuda al Gobierno peruano de Pedro Castillo, la misma que tiene un significado profundo que habla de la Cuarta Transformación, su alcance y su visión de los equilibrios regionales.

El presidente mexicano ha dejado clara su intención de apoyar al presidente Castillo, y ha afirmado, que sufre “una guerra sucia” de sus adversarios. López Obrador hasta ha especulado con un intento de golpe de Estado.

En conferencia de prensa madrugadora López Obrador le dijo a Castillo con su peculiar sencillez: “cuenta con nosotros, porque eso es una especie de preparación a un derrocamiento. Echarle al pueblo encima, lo que practican en otras partes, lo que hemos visto ya en la historia, lo que están haciendo, por ejemplo, con Cuba”.

La respuesta del Ejecutivo mexicano, al pedido de ayuda de Castillo Terrones fue casi inmediata. Pues la semana pasada llegó a Lima una delegación encabezada por el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, y la directora de la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo, María Elena Carrillo, de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Esta misión tiene el propósito de asesorar sobre programas sociales, por ejemplo, para adultos mayores y jóvenes. “Para ayudar al pueblo de Perú en lo que podamos”, ha explicado López Obrador. “Fue un avión de la Fuerza Aérea Mexicana. Estuvieron allá y ofrecimos ayudar con combustible. Se ofrecieron vacunas, pero ya, la verdad, tienen vacunas, y en el caso del combustible nos plantearon que tienen el gas y que están saliendo”.

Esencialmente el respaldo ha sido político. En ese sentido el mandatario mexicano dijo: “Decirle a él (Castillo) que no está solo, también a nuestros hermanos peruanos. ¿En qué cabeza cabe quitar a un presidente a dos meses o tres de haber tomado posesión? ¿Sólo por la rabia conservadora, por los intereses de las minorías?”, se preguntó en su elocución.

El experimentado López Obrador se ha adelantado a las críticas que ya suenan en el Perú, sobre todo las que provenientes de la ultra derecha, la que califica de injerencia el pronunciamiento solidario de López Obrador.

“Nosotros somos muy respetuosos de la independencia de los países. Es un principio de nuestra política exterior la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. Pero, también, como parte de la política exterior de México nosotros tenemos que defender la cooperación o llevar a la práctica la cooperación para el desarrollo entre países y pueblos, y también derechos humanos, y siempre buscamos un equilibrio”, fue el sustento verbal a sus acciones.

Sin lugar a dudas todas estas expresiones e iniciativas representan un valioso espaldarazo del gobierno de López Obrador para con el presidente Pedro Castillo, para el Perú y un llamado al respeto de la voluntad popular expresada en las urnas en las últimas elecciones presidenciales. Pedido totalmente válido amparado en las leyes y el estado de derecho. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here