INTERPRETANDO A VELARDE

0
1311


Hay un dicho que circula hace mucho tiempo en el mundo de los economistas que dice más o menos así: “cuando Julio Velarde estornuda el dólar sube”, para expresar el control y la influencia que tiene su presencia en la economía nacional. Y esta semana el presidente del Banco Central de Reserva se destapó y habló de todo un poco, incluso criticando de soslayo al gobierno, al Congreso, las instituciones del estado y brindando sus apreciaciones sobre el desarrollo de la economía nacional en el futuro inmediato. Y en verdad, aunque Velarde trató de poner en almíbar sus proyecciones, el panorama de nuestra economía no es nada alentador. Sobre todo, porque las cifras macroeconómicas van en caída.
Una de las primeras cosas que dijo fue que la mala gestión nos está pasando la factura. Y esto, aunque él no lo precisó, es por la incapacidad del gobierno de Dina Boluarte para manejar las proyecciones y los cambios de manera más dinámica.
Julio Velarde Flores consideró que nuestro crecimiento y la economía peruana han sido minados por diferentes factores, entre ellos la capacidad de gestión de las instituciones públicas, la que dijo “fue muy mala”.
Indicó que los inversionistas perdieron la confianza en el país, a causa de los problemas sociales o conflictos mal llevados. Señaló claramente que algunas medidas del Congreso que se vienen podrían representar todo un riesgo para la economía. Alertando que “Hay un grupo de medidas muy populistas, ojalá que puedan neutralizarse”, precisó.
Leyendo entre líneas, hizo sonar una alarma para estar atentos a los proyectos de ley que tiene el Legislativo entre manos y que intentará aprobar entre gallos y medianoche, obedeciendo a intereses particulares que afectaran nuestra economía. Lo que exige estar muy alertas. Sobre todo, a la prensa y al Poder Ejecutivo.
Velarde también opinó sobre el actual gobierno, y consideró que el trabajo del Ministerio de Economía y Finanzas “está tratando de impulsar gestiones, pero es un proceso”, y esto tal vez lleve mucho tiempo y hay que estar muy activos y atentos para aplicar los correctivos en el momento precisó, para que el tren de la economía nacional no se desvie, ni se salga de su carril ni por un minuto. Consideró también que la confianza “desgraciadamente” mejora de una manera muy lenta.
Velarde agregó que las condiciones son adecuadas para revertir el deterioro de la confianza empresarial, pero este será un proceso muy gradual. A la vuelta de la esquina está la mayor demanda global de cobre para la transición energética, considerando que los autos eléctricos demandan cuatro veces más el metal rojo respecto a uno convencional, lo cual obliga al Perú a invertir también en infraestructura eléctrica.
Y sobre la explotación del cobre, me permito decir que está sucediendo lo mismo que pasó con la explotación de los grandes recursos que tuvo el Perú a través de la historia. Las transnacionales explotadoras de minerales se llevan la materia prima, si bien es cierto en estos momentos a un buen precio por la coyuntura del mercado global, pero eso no es suficiente, el Perú debe modificar los contratos de explotación para que estas empresas internacionales estén obligadas a construir plantas industriales de producción para procesar en nuestro país al menos la mitad de lo extraen, al menos para garantizar el consumo interno a un precio que no nos quite las ganancias que nos deja la exportación de la materia prima. Porque ellos se llevan la materia prima y luego nos venden el producto terminado, que en este caso son las baterías. Y sobre debe ser obligatoria la instalación de plantas productivas para generar empleo y encaminar al Perú como un país industrializado y no solo como fuente de explotación de recursos.
Es importante apuntar también que el BCRP redujo el estimado de crecimiento del PBI a 2,6% e inversión privada ahora caería 0,5%. Y la proyección de inversión privada para el 2023 cae de 1,8% a 1%.
Este año se espera que la economía peruana crezca apenas 2,6% —antes la proyección era de 2,9%—. Velarde comentó que el PBI tiene un sesgo a la baja “por todo lo que ha pasado hasta ahora”.
La cabeza del BCRP calificó de mediocre la tasa del PBI peruano estimada para este año, pero recordó que el Perú está en una mejor situación que otros países de América Latina, aunque ello tampoco es motivo de celebración porque Latinoamerica “es casi irrelevante” comentó. “Es un crecimiento mediocre, pero es en toda la región. No estamos tan mal frente a América Latina, solo que América Latina es un desastre”, concluyó. Una apreciación de la que se puede interpretar como que en el continente de los ciegos el tuerto es rey.
Precisó por otro lado que urge el destrabe de grandes proyectos, como Chavimochic en La Libertad y Majes Siguas II en Arequipa, por ello, ya conversó con el Ministerio de Economía y Finanzas para que junto a los gobiernos regionales se puedan reanudar las acciones en algún proyecto minero grande, como Zafranal en Arequipa.
Entonces lo que sucede es que el Gobierno no actúa a la velocidad que amerita la situación para lograr acelerar revertir las cifras de retroceso económico. Es interesante el positivismo del discurso de Velarde, pero hay que ser realistas en decirle a la gente de que las cosas no mejorarán. Y no cambiarán para mejor mientras este gobierno no logre entablar un diálogo con las instituciones representativas de la sociedad para recuperar un clima de calma y confianza para las inversiones. Y, por otro lado, mientras no se consiga dar signos reales de lucha y castigo contra la corrupción en los poderes del Estado, la confianza expresada en el Riesgo País no va a cambiar para mejor. Lamentable pero cierto. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here