Pacto por la Cultura al 2030 de Unesco: artistas llenan de color las calles de Trujillo

0
95

Cocrearon un mural en el estadio municipal de Huanchaco, que refleja las riquezas de la zona

La muralización es una colorida pieza con representaciones y elementos gráficos característicos del patrimonio cultural de Trujillo, como la marinera, la pesca a caballito de totora en el balneario de Huanchaco, las expresiones de la cultura Chimú.

La muralización es una colorida pieza con representaciones y elementos gráficos característicos del patrimonio cultural de Trujillo, como la marinera, la pesca a caballito de totora en el balneario de Huanchaco, las expresiones de la cultura Chimú. 

Con el fin de tender puentes que unan a los peruanos más allá de sus diferencias y contribuir con el reconocimiento de quienes desde su arte ayudan a construir esa versión del país que nos llena de orgullo a todos, ocho artistas con estilos distintos cocrearon un proyecto de muralización que refleja las riquezas de la zona y pone de relieve el poder de lo colectivo en la ciudad de Trujillo.

La iniciativa del Ministerio de Cultura en alianza con la Unesco y el apoyo de Inca Kola cuenta con la colaboración de destacados artistas nacionales.

La inauguración del mural ubicado en el estadio municipal de Huanchaco contó con la participación de José Salazar, secretario técnico del Pacto por la Cultura al 2030 de Unesco, así como de los artistas, vecinos y autoridades del sector Cultura y la empresa privada. El primer mural se inauguró en la ciudad amazónica de Moyobamba, en la región San Martín.

Su ejecución forma parte del Pacto por la Cultura al 2030, que promueve la valoración de la diversidad peruana a través del talento local para aportar a la recuperación sostenible, tanto del sector cultural como del planeta, a través del esfuerzo conjunto de diversos actores, entre los que destacan la sociedad civil y las empresas privadas.

Marinera, caballito de totora, cultura Chimú

El mural es producto del trabajo de Pedro Sifuentes, Wiliam Rodríguez, Marco Tenicela, Katia Pajares, Juan Chávez, Carmen Gamarra, María del Carmen Mejía y Giulianna Olguín, quienes comenzaron el proceso creativo con un boceto y la conceptualización que expone sus visiones individuales, para luego dar paso a la etapa de cocreación en la que se conjugaron sus estilos.

El resultado final de esta muralización es una colorida pieza con representaciones y elementos gráficos característicos del patrimonio cultural de la ciudad de Trujillo, como la marinera, la pesca en caballito de totora en el balneario de Huanchaco, las expresiones de la cultura Chimú, entre otros.

La obra es una fiel muestra de lo que el poder de lo colectivo puede lograr por la revaloración de la diversidad cultural del país. Por lo tanto, contribuir con su cuidado y preservar su estado óptimo permitirá que más personas puedan conocer la identidad cultural de la región y beneficiarse de los efectos socioeconómicos que genera este tipo de intervenciones a lo largo del tiempo.

Tolerancia e inclusión social

La directora general de Industrias Culturales y Artes, Laura Martínez, destacó el compromiso y los esfuerzos articulados de los protagonistas de esta muralización. “Conocemos el enorme esfuerzo que realizan los artistas en sus comunidades y en sus barrios, para que a través de las artes se generen lazos ciudadanos, movidos por la tolerancia, el respeto, la inclusión social, el reconocimiento y la valoración de nuestras expresiones culturales”, acotó. 

José Salazar, secretario técnico del Pacto por la Cultura al 2030 de la Unesco, afirmó:  “La cultura es una oportunidad para contribuir con el desarrollo sostenible de nuestras comunidades y cada vez más actores, como empresas privadas, reconocen el impacto positivo que tiene en la dinamización de las economías locales, la sostenibilidad ambiental y la cohesión social”.

“Por ello estamos muy contentos con los resultados que el Pacto por la Cultura al 2030 está logrando a nivel nacional, con el compromiso de empresas como Coca-Cola, a través de su marca Inca Kola, y la activa participación del Ministerio de Cultura, gobiernos y comunidades locales”, remarcó.

Emilia Villamarín, directora de Marketing de Coca-Cola para Perú y Ecuador, sostuvo que “este proyecto es la vitrina ideal para dar a conocer los diferentes estilos artísticos de los talentosos autores, quienes visibilizan la gran diversidad de expresiones culturales que conforman nuestra peruanidad. Esta acción es parte del nuevo territorio de la marca ‘Hagamos un Perú que nos dé gusto’, el cual promueve que las diferencias, lejos de separarnos nos enriquezcan, y este es precisamente el mensaje que queremos trasladar con cada una de las acciones que realizamos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here