RECESIÓN A LA VISTA

0
344

Como lo anuncié hace dos semanas la economía peruana está dando síntomas de una incipiente recesión. Ello se confirmaría con el dato de una contracción en 0.56% en junio, de acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Este es su segundo mes seguido en negativo, pese a las declaraciones optimistas y positivas del ministro de Economía y Finanzas Alex Contreras, que hace honor a su apellido en llevar la contraria, pese a que los observadores y datos económicos internacionales ya anunciaban una disminución preocupante en el crecimiento de nuestro país.

El resultado es menos “optimista” al que preveía el Ministerio de Economía y Finanzas: a inicios de este mes, el ministro Contreras, había adelantado que el producto bruto interno (PBI) “estaría cercano al 0%”.

Según el INEI este comportamiento económico se debe a que el desenvolvimiento de la actividad productiva del país se vio afectado por las condiciones de El Niño costero que afectó las actividades primarias (agropecuario y pesca) y de transformación (manufactura y construcción) y rezagos de los conflictos sociales de finales del año anterior e inicio del presente que afectó las expectativas de inversionistas y demás agentes económicos, aunado a los inicios del fenómeno de El Niño Global”, esto es válido, pero lo que no se debe aceptar es que el gobierno a través del titular del MEF cometa el “error” de ser optimista. En economía las subjetividades y el sentimiento político solo perjudican el trabajo. Los numero y los cálculos bien hechos no mienten. Y es así como estamos bajo la sombra de una incipiente recesión que podría ahondar mucho más la difícil situación que atraviesan las clases sociales menos favorecidas.

Este tema ha profundizado un debate sobre si hay “recesión técnica” en el Perú o no (es decir, que en dos trimestres consecutivos haya caído el PBI), lo cierto es que el resultado de junio llevó a que la economía peruana cierre el primer semestre con un retroceso de 0.45%. 

Son seis los sectores “en rojo”: agropecuario (-3.37%), pesca (-31.65%), manufactura (-6.09%), construcción (-8.97%), telecomunicaciones y otros servicios de la información (-8.09%) y financiero y seguros (-7.71%).

Agropecuario

La producción agropecuaria en el primer semestre del año registró una contracción de 3.37%, por el resultado negativo de la actividad agrícola y por la contracción de la actividad pecuaria.

El retraso en las siembras y las sequías fueron las principales variables que incidieron en el bajo desempeño del sector.

Los departamentos que reportaron menor nivel de producción fueron Puno (-40.96%), Cusco (-15.77%), La Libertad (-8.34%) y Huánuco (-10.44%).

La Minería salvó la situación

A junio, la minería e hidrocarburos registró un crecimiento acumulado de 9.78%, impulsado por la actividad minera. Destaca el mayor volumen de producción de cobre (20.30%), hierro (17.22%), zinc (4.61%) y plomo (3.15%).

En contraste, hubo una contracción en los niveles de producción acumulada de oro en (-3.05%), plata (-3.95%), estaño (-30.28%) y molibdeno en (-0.24%).

Construcción

El sector construcción, un principal creador de puestos de trabajo, disminuyó en 8.97% en el primer semestre, situación reflejada en la reducción del consumo interno de cemento (-14.09%).

El incremento del avance físico de obras se sustentó en la inversión pública ejecutada a nivel de Gobierno Nacional que creció en 58.49% y de Gobierno Regional en 8.02%; sin embargo, decreció en el ámbito del Gobierno Local (-14.29%).

La Pesca a la deriva

En el primer semestre del año 2023, el sector pesca presentó una disminución de 31.65% debido al menor tonelaje capturado de especies de origen marítimo en (-34.50%) y de origen continental en (-11.36%).

La pesca marítima disminuyó 34.50% por menor extracción de especies destinadas al consumo humano indirecto o de uso industrial (preparación de harina y aceite de pescado), específicamente de anchoveta, una disminución de 70.82% con respecto al mismo periodo del 2022.

Manufactura

El sector manufactura registró un retroceso de 6.09% a junio, como consecuencia del menor nivel de producción del subsector no primario con -7.63% y del subsector primario con -2.17%.

La situación es preocupante y demanda de profesionales con cabeza fría y altamente competentes y experimentados para conducir en estas aguas turbulentas y agitadas en las que la economía nacional parece haber ingresado. Lo que no se debe pasar por alto es el manejo subliminal de las cifras para aparentar una situación irreal. Las cifras indican recesión a la vista y hay estar preparados. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here