“Doblete” de terremotos: el caso de Turquía y Siria desconcierta a expertos

0
257

Concatenación de temblores constituye un hecho “sin precedentes”, opinan espcialistas

Personal de emergencia busca víctimas en un edificio derrumbado después del terremoto en Diyarbakir, sureste de Turquía. Foto: AFP
Personal de emergencia busca víctimas en un edificio derrumbado después del terremoto en Diyarbakir, sureste de Turquía.

    

Los dos terremotos que sacudieron el sureste de Turquía y el norte de Siria este lunes, dejando al menos 4,300 muertos y 19,000 heridos, podrían deberse a un “inusual” fenómeno sísmico conocido como “doblete” que provoca división entre los expertos.

Los especialistas no coinciden en la definición del mismo y tampoco en considerar que el primer temblor –de una magnitud de 7.8 grados y cerca de la ciudad de Gaziantep– y el segundo –de 7.5 grados y ya en el norte de Siria– guardan una relación en forma de lo que se conoce como “doblete”.

La profesora Suzan van der Lee, experta en sismología y docente en la Universidad de Northwestern (Illinois, EE.UU.), explicó a EFE que este es el término adecuado para referirse a “un par de terremotos de magnitud comparable que se producen muy cerca en el espacio y en el tiempo“.

Un concepto que la propia Van der Lee aplica a la situación experimentada en Turquía y Siria, y que ella misma cataloga de “relativamente inusual”.

Un hecho sin precedentes

Esta interpretación también es seguida por otros sismólogos del ámbito internacional, como Stephen Sicks (University College de Londres), quienes han llegado a clasificar esta concatenación de temblores como un hecho “sin precedentes”.

Para Hector Gonzalez-Huizar –miembro de Temblor, una organización estadounidense dedicada a la evaluación de riesgos sísmicos–, el significado de “doblete” responde a aquellos casos en los que ocurre un segundo terremoto en una misma falla después de un corto período de tiempo; o cuando sucede un sismo inmediatamente después en prácticamente el mismo punto.

Esto no lo consideraría un doblete, sino una réplica del primero. Digo esto porque sus epicentros estaban separados por unos 100 kilómetros y el segundo terremoto se produjo unas nueve horas después”, detalló Gonzalez-Huizar a EFE.

Turquía y Siria se ubican en una región muy activa sísmicamente en la que la gran placa tectónica de Arabia converge en su desplazamiento hacia el norte con la de Anatolia, que se mueve lateralmente en dirección oeste hacia el Mar Egeo (placa euroasiática).

Energía liberada

González Huizar, actualmente también jefe de sección en el Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (México), aprovechó este punto para argumentar que los dos sismos “no se produjeron en la misma falla” sino que “pertenecen al sistema que engloba la falla de Anatolia del este”.

Una hipótesis que fue reforzada por el hecho de que existió una “gran diferencia” en cuanto a la energía liberada, a pesar de que esos 0.3 grados en la escala Richter “puedan parecer lo contrario“.

Existe alrededor de un 6 % de posibilidades de que se produzcan réplicas a terremotos de gran magnitud. Eso revelan los estudios que se han hecho en lugares como California (EE.UU.), donde las placas también se desplazan de forma horizontal”, añadió Gonzalez-Huizar.

Intensa actividad sísmica

Wendy Bohon, experta en terremotos y miembro de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, apuntó a EFE que, “aunque los sismólogos no coincidan” en definir los casos de Turquía y Siria como una secuencia sísmica progresiva (“doblete”) o como un sismo principal más réplica, ambos están relacionados.

“El primer temblor de 7.8 grados provocó cambios en la tensión de la corteza terrestre en esta frontera entre placas y esto influyó para que se originara el segundo con una magnitud de 7.5”, afirmó Bohon.

Algo que se habría producido al perder la falla gran parte de su relieve, debido a su “intensa actividad sísmica”, y que podría generar nuevos terremotos con “relativa facilidad”, según indicó Jonathan Stewart, sismólogo y profesor de la Universidad de California (UCLA), en declaraciones a EFE.

Siguiendo el análisis del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), en lo que sí concuerdan los expertos consultados es en asegurar que se podría haber mitigado el impacto de los temblores si los sistemas de alerta sísmica hubieran sido más sofisticados y hubieran existido infraestructuras más sólidas. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here