EL FILÓSOFO HABLADOR

0
21


Al exasesor de Patricia Benavides, Jaime Villanueva le dieron una cachetada para que siga hablando (metafóricamente hablando, claro está) y ahora no se calla. Sus dichos capitulados por la prensa local tienen a los protagonistas e implicados desconcertados.
Esta información difundida no hace más que reafirmar mi reiterada tesis sobre la corrupción vigente y activa en las más altas esferas del poder, y la especie de juego de tronos en la que nadie tiene bandera y que en este corre corre, el lema de fondo sería: sálvese quien pueda.
Jaime Villanueva, conocido en su ex chamba en la Fiscalía como “El Filósofo” ha detallado nuevas coordinaciones que tuvo con el fujimorismo para remover a la Junta Nacional de Justicia y ha implicado a fiscales destacados como Rafael Vela y José Domingo Pérez en estas maniobras. Incluso el periodista Gustavo Gorriti ha sido señalado en este entramado.
Según la declaración de Villanueva, colaborador eficaz del Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder (EFFICOP), confirmó una vez más que Benavides buscó respaldo político en el Congreso de la República para sus propios intereses. A cambio, ella también devolvería con algún favor ese apoyo conseguido.
El ‘Filósofo’ dijo tener un vínculo con el fujimorismo desde el inicio de la gestión de Patricia Benavides. Es así que Villanueva testificó que se reunió con la parlamentaria Martha Moyano, quien fue su primer contacto con Fuerza Popular para realizar diversas coordinaciones como rechazar las denuncias constitucionales contra la entonces fiscal de la Nación, aprobar las acusaciones contra el expresidente Pedro Castillo y la inhabilitación de la exfiscal Zoraida Ávalos.
A cambio, Moyano buscó que se retirara a los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela del Equipo Especial Lava Jato, lo cual se concretó parcialmente. Esto porque Vela fue suspendido 8 meses y 15 días por la Autoridad Nacional de Control del Ministerio Público.
Sin embargo, la relación entre Moyano y Patricia Benavides se fue resquebrajando por los pedidos que hacía y los reclamos que realizaba como el inicio de una investigación contra la presidenta Dina Boluarte y el primer ministro Alberto Otárola por el delito de genocidio a raíz de las muertes en las protestas de diciembre del 2022 y enero del 2023.
Debido a esta situación, Benavides buscó un contacto directo con el alto mando de Fuerza Popular. Según Jaime Villanueva, la movida de la exfiscal de la Nación era para coordinar aparentemente con la misma Keiko Fujimori para remover a la Junta Nacional de Justicia (JNJ), donde se le investiga por presuntas faltas disciplinarias graves.
“Me dijo que ella estaba coordinando con la alta dirección de Fuerza Popular, yo entiendo que con la señora Fujimori. Antes ya me había dicho que había conseguido un canal directo con Keiko (Fujimori) y (Luis) Galarreta”, manifestó
Sin embargo, la remoción de la JNJ fue bloqueada por la decisión del Tercer Juzgado Constitucional del Poder Judicial, donde una medida cautelar presentada por esta entidad fue declarada fundada y se paralizó el debate del informe final de la Comisión de Justicia.
Desde la Fiscalía no se quedaron de brazos cruzados y buscaron a un parlamentario que sea quien haga suya una denuncia que iban a elaborar contra los magistrados del colegiado que salvó a la JNJ. De esta manera es que entra a tallar la parlamentaria Patricia Chirinos.
Jaime Villanueva relató que la integrante de Avanza País se mostró dispuesta a colaborar. De esta manera, Chirinos Venegas le dijo que le mandará la denuncia para firmarla nada más porque sus asesores se encontraban de vacaciones.
Adicionalmente, el exasesor también contó que buscó a Alejandro Soto, titular del Parlamento, para que someta a votación el informe final que recomendaba la remoción de la JNJ a cambio de que se le archive la investigación que se le abrió una presunta fábrica de trolls que funcionaba desde su despacho congresal.
De otro lado, Jaime Villanueva reveló que el consejero de la JNJ, Guillermo Thornberry, era quien filtraba información sobre los procesos de Patricia Benavides por intermedio del exministro aprista Hernán Garrido-Lecca, a quien se le conocería como ‘el Africano’ porque tenía “negocios en el África”.
Estos hechos complican la situación legal de Patricia Benavides a nivel fiscal. La extitular del Ministerio Público es investigada por los presuntos delitos de organización criminal, falsedad genérica, cohecho activo específico, pasivo y tráfico de influencias, encubrimiento real y personal.
Pero además abonan elementos en la JNJ para que pueda posiblemente la destituyan de su cargo como fiscal de la Nación luego de los 6 meses de suspensión que le dictaron.
No obstante, Jaime Villanueva también ha brindado detalles que ponen en entredicho la actuación de los fiscales Pablo Sánchez, Rafael Vela Barba y José Domingo Pérez.
Según el exasesor, Sánchez archivó el ‘Caso Chinchero’— vinculado a un presunto delito de contrataciones irregulares para la construcción de un aeropuerto— a fin de que Martín Vizcarra no tenga “ningún problema” en asumir la Presidencia de la República.
En conclusión, las seriadas declaraciones de Villanueva, evidenciarían las pugnas entre los bandos de corrupción que existen dentro de los poderes del Estado que buscan impunidad, persiguen desesperadamente que no se les investigue y si se da, que estás pesquisas caigan en saco roto y se archiven, y si son denunciados, los cargos sean mínimos y los sustentos débiles, para que no sean sentenciados. Toda una articulación en pro de la ilegalidad.
El sentimiento popular ante estos hechos es de desamparo total ante el obrar de la corruptela empoderada. Las instituciones tienen que responder y activar sus mecanismos de autocontrol para dar muestras de probidad. Estaremos atentos a esta respuesta, sino a exigirla como corresponde. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here