Alertan que ansiedad y depresión aumentó en niños y adolescentes durante la pandemia

0
49
ANDINA/Difusión

Durante el Estado de Emergencia Sanitaria por la Covid-19, los casos de ansiedad y depresión en niños y adolescentes fueron los más frecuentes durante la atención virtual (telemedicina), del departamento de Salud Mental del Instituto Nacional de Salud del Niño, ubicado en Breña.
La ansiedad y depresión representa un 20% del total de los casos atendidos en menores desde la etapa pre escolar hasta adolescentes, detalló la Dra. Hilda Serpa Salazar, psiquiatra y jefa de dicha área especializada. 


Las principales señales son el retraimiento, los cambios de comportamiento, alteraciones o falta de sueño o pesadillas,irritabilidad, los niños dejan de jugar o cambian las funciones biológicas (alteran el apetito, comen mucho o se les quita el hambre). 
El rendimiento escolar también puede alterarse, no quieren hacer las tareas, presentan falta de concentración y bajan las notas. 
“Ante los primeros cambios en el comportamiento del niño debemos estar atentos, conversar con ellos, saber cuáles son sus preocupaciones”, indicó la especialista.
Adolescentes sin comunicación 
Respecto a los adolescentes, presentan cambios en su estado de ánimo, no quieren salir de la habitación, pierden comunicación con su entorno familiar, en algunos casos disminuye o aumenta el apetito y reducen sus horas de sueño. 
“Muchos jóvenes han alterado su ritmo de sueño porque permanecen más tiempo en redes sociales, celulares, computadoras y video juegos, si están mucho tiempo en estas actividades debemos estar atentos y solicitar ayuda”.

Se presenta con frecuencia trastornos depresivos y de ansiedad, además de problemas de conducta alimentaria y trastornos de conducta suicida y auto agresiva
“La conducta suicida durante la pandemia se ha evidenciado y ha sido una emergencia para las familias”, acotó la Dra. Serpa Salazar. 
Son múltiples los factores que pueden desencadenar conductas suicidas, entre ellos, la depresión, disfunción familiar, bajo rendimiento escolar y violencia familiar entre los padres. Es más recurrente en el sexo femenino y tiene con frecuencia un trastorno depresivo de fondo. 
Los métodos de autoagresión que usan son el cutting (cortes) o ingesta de medicamentos, por eso los familiares deben estar atentos a los cambios de conducta como desgano, cansancio, irritabilidad, tristeza y retraimiento.


¿Qué hacer?

Se pueden organizar actividades diferentes con tiempos y horarios, adecuando un ambiente en casa para realizar una rutina de ejercicios de manera lúdica, saltar soga, flexiones y baile, además; promover actividades artísticas como el dibujo y pintura. 

También destinar tiempo para actividades de casa como limpieza, cocina y cuidado de la mascota. Para el desarrollo escolar se debe tener un ambiente preparado para ello, iluminado y con pocos distractores. 
Es muy importante conservar las rutinas cotidianas, como el aseo personal, horas de los alimentos y sobre todo las horas de sueño y descanso. El INSN cuenta con un equipo de psiquiatras y psicólogos que realizan atención virtual de lunes a viernes en turnos de mañana y tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here