Año Escolar 2024: problemas oculares deben detectarse antes de inicio de clases

0
92

Padres de familia llevar a sus hijos menores de edad al médico oftalmólogo para un chequeo preventivo

Para detectar problemas oculares tempranamente y evitar que afecten el desempeño en la escuela. Foto: ANDINA/Difusión

Para detectar problemas oculares tempranamente y evitar que afecten el desempeño en la escuela.

    

A pocos días del inicio del año escolar 2024, el Ministerio de Salud (Minsa), a través del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), recomienda a los padres de familia llevar a sus hijos menores de edad al médico oftalmólogo para un chequeo preventivo que les permita detectar problemas oculares tempranamente y evitar que afecten el desempeño en la escuela.

“Es muy importante que todos los niños, al inicio de su etapa escolar, pasen por un control oftalmológico preventivo que permita detectar alguna anomalía para inmediatamente aplicar los tratamientos necesarios en forma oportuna”, recomendó la doctora Victoria Matos Vargas, jefa del Departamento de Atención Especializada en Oftalmología y Refracción del Instituto Nacional de Oftalmología (INO).

La especialista dijo que como los niños pequeños no saben expresar sus molestias ante un problema visual, desde los 3 años de edad deben ser evaluados para saber cuál es el nivel de su agudeza visual.

“Una vez diagnosticado, debe tener un control cada seis meses, lo que permitirá, de ser necesario, hacer correcciones en la medida de los lentes hasta que tenga 15 años de edad. A partir de ese momento, el chequeo será anual”, precisó.

Las principales enfermedades son la miopía o dificultad para ver de lejos; la hipermetropía, que causa problemas para mirar de cerca; y el astigmatismo o visión distorsionada.

Señales

Si su hijo se frota los ojos con frecuencia, se acerca demasiado a la pantalla de la computadora o del televisor, o guiña los ojos al tener que mirar un objeto lejano, hay que llevarlo al oftalmólogo para una prueba de descarte.

También es importante saber que, si los padres o abuelos padecieron de problemas similares o usaron lentes desde jóvenes, es probable que los hijos o nietos los hayan heredado, pues hay una carga genética familiar importante.

Otro problema frecuente es el llamado “ojo vago o perezoso” o ambliopía, que es la reducción de la visión de un ojo causada por un desarrollo visual anormal en los primeros años de vida, enfermedad que conviene diagnosticar en la niñez, para que los lentes correctores puedan actuar a tiempo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here