AQUELARRE CHAKANO

0
1369

Pareja Toledo-Karp echa mano a brujos andinos para librar extradición al Perú 

Tribunal de apelaciones neutralizó mandato de juez Hixson para encarcelar a ex mandatario. 

En la mañana del viernes 7 de abril, Alejandro Celestino Toledo Manrique (77) reapareció en público junto a Eliane Chantal Karp Fernenbug (69) en el N° 450 de la Avenida Golden Gate, en San Francisco, donde funciona el edificio federal Phillip Burton que alberga a la Corte de Justicia de los Estados Unidos. 

Dos días antes, el miércoles 5 de abril, el juez de California, Thomas S. Hixson, había ordenado al engrilletado ex mandatario entregarse a las autoridades norteamericanas para que echasen a andar los engranajes de su extradición al Perú, donde será procesado bajo el cargo de haber recibido US$ 35 millones de Odebrecht.

Hixson había tomado esa decisión luego de que la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de California rechazara el pedido presentado por los abogados David Bowker y Kelsey Quigley del estudio Wilmer Cutler Pickering Hale And Dorr LLP- uno de los más caros de EE.UU.- para que se suspendiera la extradición.

Pero aquella mañana del viernes 7, Alejandro Celestino estaba tranquilo, pues unas horas antes había sido informado que el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos había dado luz verde a una moción de emergencia que presentó para que se suspendiera por 14 días su envío al Perú.

El ex mandatario y su esposa se mostraron ofuscados al verse descubiertos por la prensa y buscaron el apoyo de un tercer acompañante de identidad desconocida que intentó evitar que fueran grabados. ‘No sea impertinente. No te permito. Respete, por favor’, dijo Toledo, muy a su estilo.

Alejandro Toledo vestía un pantalón de mezclilla y una casaca roja y azul, al parecer la misma con la que fue fotografiado hace unos meses comprando abundante cerveza en un supermercado de California. Eliane Karp lucía una casaca deportiva color oscuro y un bolso color beige. Su extraño acompañante iba de negro. 

Aquí una atingencia: la fecha en la que el juez Thomas S. Hixson dispuso la entrega de Toledo Manrique al servicio de Marshalls- 5 de abril- coincidió con el aniversario del autogolpe de Estado que dio el ex presidente Alberto Kenya Fujimori Inamoto (84) en el Perú, un hecho que marcó la carrera política del ‘chakano’.

Esto porque la pareja Toledo-Karp es muy supersticiosa y no ha dudado en echar mano a chamanes andinos como Eugenio Timoteo Carlos Tovar o Amarunina Tapia, un turbio personaje entendido en las artes místicas, con el que la ‘Gringacha’ acostumbraba a realizar rituales en las alturas del Ausangate (Cusco), en los años 90.

Ese fue el personaje que en el año 2002- en pleno régimen ‘chakano’- fue nombrado por Alejandro Toledo, como por arte de magia, en el cargo de confianza de agregado civil en la embajada del Perú en Guatemala, sin estudios profesionales que los habilitaran para el cargo diplomático.

Pero volvamos a la resolución de Hixson, aquella que supo a chicharrón de sebo al ex mandatario peruano y que indicaba: ‘La Corte requiere que Toledo pase a una prisión apropiada y que permanezca allí hasta su entrega a las autoridades peruanas. Esta Corte revoca la libertad condicional y demanda la custodia de Toledo al servicio Marshal de los Estados Unidos’ 

Y ahí no quedó el tema, pues la parte lapidaria de documento mencionaba: ‘Esta Corte ordena que Toledo se entregue a los Marshal el 7 de abril a las 9:00 a.m. en el N° 450 de la Avenida Golden Gate, en San Francisco’. La dirección corresponde al edificio federal Phillip Burton, donde funciona la Corte de Justicia.

Fue el jueves 6 de abril, como si se aferrara a una última tabla de salvación, que el otrora líder de Perú Posible planteó dos recursos de reconsideración contra la sentencia del juez Thomas S. Hixon, aunque ya el representante del Departamento de Justicia de los EE.UU., Brian M. Boynton, ha advertido sobre estas maniobras.

Unas horas antes, el miércoles 5 de abril, Ismail Ramsey, representante del Departamento de Justicia de los Estados Unidos había pedido a la Corte de California que ordenara la detención del engrilletado ex presidente peruano para sacudirse el polvo de este percudido caso.

Los trajines de Toledo vienen de atrás, pues el 28 de septiembre del 2021, el juez de la Corte del Distrito Norte de California, Thomas S. Hixson, autorizó su extradición al Perú para que sea procesado por los US$ 35 millones que le pagó la constructora Odebrecht por la adjudicación de la Carretera Interoceánica.

El 25 de abril del 2022, la jueza de la Corte de San Francisco, Laurel Beeler, denegó un recurso planteado por Toledo para neutralizar su extradición al Perú, donde lo espera un proceso judicial que puede desaguar inevitablemente en una condena de 20 años y 6 meses de cárcel en su contra.

El 26 de octubre del 2022, el Noveno Circuito del Tribunal de Apelaciones de la Corte de San Francisco, en Estados Unidos, dejó sin efecto la medida cautelar que presentó Alejandro Toledo para no ser repatriado de predios del Tío Sam, con lo que quedó allanado el camino a su extradición.

El 28 de marzo del 2023, la jueza de Columbia, Beryl Alaine Howell (67) negó el pedido del ex presidente Alejandro Celestino Toledo Manrique para que se suspendiera su extradición por una supuesta irregularidad en el proceso, con lo que allanó definitivamente el camino de regreso al Perú. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here