DINA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

0
104

Sin lugar dudas la presidenta Dina Boluarte Zegarra ha perdido la brújula y el sentido de la realidad nacional. En medio de una crisis sangrienta de inseguridad urbana que castiga a todo el país, con asaltos, raptos y asesinatos a diario; y ante una recesión económica que va a sumir en la extrema pobreza a los sectores sobrevivientes a la pandemia del covid-19, decidió irse cuatro días a los Estados Unidos para decir en vitrinas internacionales que el Perú es el país de las maravillas. Ella y sus asesores creen que los líderes empresariales internacionales no tienen internet o no tienen acceso a fuentes confiables que les informen lo que realmente está sucediendo en nuestro territorio. Cree que puede tapar el sol con un dedo.

Su empecinamiento por viajar e intentar lograr sobresalir como una figura internacional es vana vanidad. Este viaje, muy bien representado, lo pudo hacer la ministra de Relaciones Exteriores y canciller Ana Cecilia Gervasi y una comitiva de las diferentes sociedades empresariales del país, cuyo discurso hubiese sido más coherente y creíble que la voz y gestos de una política que accedió al poder por un accidente democrático.

En este momento las instituciones tutelares del orden y la justicia en el Perú requieren la presencia activa y el respaldo de la representante máxima de la Nación. El país necesita a la representante del poder democrático apoyando las acciones de seguridad contra la violencia urbana, supervisando los trabajos de prevención de El Niño Global y Niño Costero y dando pautas claras de como la administración del estado va a enfrentar la recesión económica tardíamente admitida por su dubitativo ministro de Economía Alex Contreras.

Dina Boluarte y su comitiva han gastado más de 100 mil soles en tan solo dos días de los cuatro que dura el viaje a Estados Unidos

Tal como se pronosticaba, el nuevo viajecito de nuestra mandataria Dina Boluarte le va a costar a las arcas del estado cerca de medio millón de soles. Haciendo un rcuento de lo que va gastando la comitiva presidencia en los primeros dos días que está de viaje en los Estados Unidos y con todos los decretos supremos publicados que autorizan el gasto de ella y de 23 personas de su comitiva.

Sumando los viáticos de la presidente, más dos miembros de su gabinete: Ana Cecilia Gervasi, y el ministro de Economía y Finanzas, Alex Contreras; un funcionario diplomático, 8 personas de su despacho, 10 miembros de la Fuerza Aérea y otros funcionarios en calidad de “tripulantes” el Perú ha gastado 123 mil soles por dos días de viaje y eso que faltan otros dos días más. Ese dinero bien podría haber ayudado en algo a combatir la grave crisis de inseguridad ciudadana que se ha incrementado en estos días.

La mandataria Boluarte asistió a la cumbre de la Alianza de las Américas para la Prosperidad Económica, en Estados Unidos, y como ya es costumbre cuando está en el extranjero, pinta al Perú como el país de las maravillas. Además, en el exterior calificó las protestas en su contra, como una “asonada golpista”. “El Perú es ahora un país que está en calma, que está en paz…” En verdad fue un discurso sumamente criticado en nuestro medio y poco creíble.

El balance de los 6 meses de gestión que ofreció Dina Boluarte parecía un cuento de fantasía. Todo antes de su desembarco en el poder era caos y destrucción, hasta que llegó ella y Alberto Otárola a arreglarlo todo. La presidenta y su primer ministro inflaron el pecho por las cifras de inversión pública y reactivación de obras paralizadas. Cuando las cifras propias no le alcanzaban para echarse flores comenzaron a irrogarse el crédito de logros de gobiernos anteriores, como el proceso de adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Además, juran que recuperaron la tranquilidad y estabilidad del país, y las garantías jurídicas. Cuando estos momentos el Congreso se quiere tumbar a la Junta Nacional de Justicia.

Lo que sucede es que la presidenta Dina Boluarte, al parecer se ha creído firmemente el documento de rendición de cuentas por sus primeros seis meses de gestión, donde según sus asesores, se demostró con “cifras y pruebas contundentes” que el país está mucho mejor desde que llegó Castillo a la presidencia.

La presidenta de la República, Dina Boluarte, justificó su viaje a Estados Unidos asegurando que la intención es “posicionar al Perú en la vitrina mundial” y así atraer “inversiones sostenibles”.

 “Acá no solamente vamos a tener una reunión bilateral con el presidente Biden, sino también con otros líderes e inversionistas porque queremos que las inversiones lleguen al Perú”, señaló. Y en la práctica su encuentro con Biden solo sirvió para ayudarlo a subir por las escaleras, pues la anunciada reunión nunca se realizó. Por su lado, Cancillería explicó que la cancelación de la “reunión bilateral” fue por falta de tiempo. “Los tiempos quedaron cortos”, explicaron.

Es por ello que, en momentos previos al inicio de la cumbre, Biden y Boluarte se vieron las caras y caminaron de la mano en dirección al auditorio de la Casa Blanca, donde se realizó el evento de la APEP.

En la práctica, Biden la atendió como se atiende a una visita sin mayor importancia, al paso, y dejando que las palabras se las lleve el viento, puesto que no se hizo siquiera un documento de lo que charlaron. Un encuentro anecdótico y poco serio, sobre todo si se trata de dos mandatarios. Hay que tener dignidad, manejar las formas y hacerse respetar. Si a la presidenta la atienden subiendo la escalera, cómo van a atender a nuestros empresarios en las mesas de negociaciones. En política a veces los gestos pesan más que los tratados.

En resumen, el poder del estado peruano está en manos de una presidenta que no da la talla. No tiene la visión ni la sensibilidad de estadista que el puesto exige. Y la responsabilidad de este exabrupto político es de ella y los votantes que encumbraron en el poder a una plancha presidencial tan mediocre, por decir lo menos. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here