¡FAKE NEWS!

0
138

Se cae blindaje presidencial buscado por Keiko para librar seguimiento fiscal

En la noche del lunes 7 de junio, un día después de consumada la segunda vuelta electoral, Jaime Chincha llamó la atención en su programa televisivo sobre la denuncia de ‘fraude electoral’ que la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, había hecho de manera frontal.

En el curso de una conferencia de prensa en la que estuvo escoltada por Patricia Juárez y Luis Galarreta, Fujimori Higuchi dijo que habían detectado varios casos de irregularidades y que si algún ciudadano ubicaba alguna más debía denunciarlo al hashtag #fraudeenmesa.

El periodista se escandalizó y dijo: ‘Lo que esperamos es que la señora Keiko Fujimori y el partido Fuerza Popular tengan pruebas de lo que dicen. Si uno denuncia fraude que es algo enorme, escandaloso y reprochable, debe tener enormes, escandalosas y reprochables pruebas’.

Luego agregó: ‘Lo que se ha denunciado son irregularidades que ocurren en todo proceso electoral, aquí y en cualquier parte del mundo. Pero llamar fraude o por lo menos sugerirlo, lanzando un hashtag para que la gente que tenga supuestas pruebas las publique en sus redes sociales, nos preguntamos si ello no podría generar una avalancha, un caudal de fake news haciendo que esto se vuelva una locura. Podría incluso desestabilizar la elección’.

Un momento antes, el conductor del programa había soltado los resultados de la ONPE al 96.373% de actas procesadas que daban a Pedro Castillo el 50.28% de los votos y a Keiko Fujimori el 49.72%.

Chincha entrevistó inmediatamente a Ivan Lanegra, secretario general de la ONG Transparencia, quien dijo de manera enfática luego de haber supervisado el proceso:

‘Un fraude implica un conjunto de acciones sistemáticas y generalizadas que afectan de manera significativa el resultado electoral. Y hay que recordar que tenemos más de 86 mil mesas en todo el país y el extranjero y que por lo tanto cinco casos que desde luego tienen que ser debidamente investigados, no implica bajo ninguna circunstancia utilizar la palabra fraude’ (Ver recuadro).

El periodista concluyó en estos términos: ‘Llamar fraude o por lo menos sugerirlo, lanzando un hashtag para que la gente que tenga supuestas pruebas las publique en sus redes sociales, nos preguntamos si ello no podría generar una avalancha, un caudal de fake news haciendo que esto se vuelva una locura. Podría incluso desestabilizar la elección’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here