LA FRONTERA  

0
83

Dueño de la casa de Sarratea se agarra con uñas y dientes a centro de refugiados de Texas    

Policía anunció arribo para el jueves 11 de abril pero luego guardó silencio.

En la mañana del jueves 11 de abril, la Policía Nacional anunció con bombos y platillos la llegada al Perú de Segundo Alejandro Sánchez Sánchez, el propietario de la casa del jirón Sarratea N° 181, en Breña, la residencia que el ex presidente José Pedro Castillo Terrones (54) convirtió en su centro de operaciones clandestino apenas asumió el poder el 28 de julio del 2021.  

Pero el globo que la policía había inflado con tanto entusiasmo fue pinchado poco después, cuando se supo que la orden de la justicia de los Estados Unidos no se podría ejecutar hasta que se resolviera una medida cautelar planteada por su defensa, por lo que debería permanecer bajo siete llaves en el ‘Centro de Detención Del Rio’, en el estado de Texas. 

Para aumentar la confusión, apareció en escena el abogado de Sánchez, el ex fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez Villegas, quien dijo que permanecía en Houston, Texas. ‘Han inventado lo de la venida. Que yo sepa no había nada de eso. No sé de dónde ha salido, yo no sabía de eso que va a venir. No es cierto que lo hayan detenido, está en el centro de refugiados’, manifestó.

Sánchez fue detenido por las autoridades norteamericanas el 8 de septiembre del 2023, cuando intentaba cruzar la frontera con México para ingresar de manera ilegal a los Estados Unidos, junto a un grupo de inmigrantes, una vez que ya había sido incluido en la lista de los más buscados y se ofrecía una recompensa de S/ 30,000 soles por su captura.

Tomás Aladino Gálvez Villegas, abogado de Sánchez, confirmó el mismo jueves 11 que su patrocinado, investigado por delito de organización criminal, llegaría ese mismo día al Perú, procedente de Estados Unidos, país que a poco de su captura le negó en todos los tonos el asilo político. Esto ocurrió minutos antes de que se conociera la apelación.

Este hecho trae abajo la tesis del abogado, en el sentido de que Alejandro Sánchez quería retornar al Perú y convertirse en testigo protegido a cambio de entregar información valiosa relacionada con el entorno de Pedro Castillo Terrones y el denominado ‘Gabinete en la Sombra’, en el que- según la tesis fiscal- él mismo aparece como financista y coordinador.

El 23 de octubre del 2023, Estados Unidos negó el asilo político al empresario, pues el Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción en el Poder (Eficcop) lo investiga como integrante de la red criminal de Pedro Castillo.

Una vez que llegue a nuestro territorio, Sánchez tendrá que cumplir los 30 meses de prisión preventiva que dictó en su contra el juez Víctor Zúñiga Urday, del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior Nacional, el 16 de noviembre del 2022.

El Ministerio del Interior incluyó a Alejandro Sánchez en la lista de los más buscados por los delitos de organización criminal y ordenó su búsqueda a nivel nacional e internacional. 

En el 2023, el Estado peruano solicitó a los Estados Unidos la extradición de Sánchez, por lo que el detenido arribaría al Grupo Aéreo N.º 8 de la Fuerza Aérea del Perú en cualquier momento. El dueño de la casa de Sarratea sería traído de predios norteamericanos con otras 142 personas, cuyas presencias son reclamadas por los tribunales del a nuestro país.

La cercanía de Sánchez con Pedro Castillo Terrones data desde la campaña electoral del año 2021, en la que el empresario financió sus gastos electorales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here