Cagliari, con Lapadula de titular, agrava crisis del Nápoles al igualar (1-1)

0
52

El conjunto del delantero peruano no pudo y salvó el partido con un empate en el último minuto

Lapadula fue titular ante los napolitanos

Lapadula fue titular ante los napolitanos

    

El Nápoles este domingo dejó escapar en el minuto 96 una victoria importante ante el Cagliari, que tuvo a Gianluca Lapadula como titular, un equipo en zona de descenso que volvió a evidenciar las carencias del defensor del título de la Serie A, que sigue en caída libre y lejos de los puestos de Liga de Campeones.

Lo tenía en su mano el Nápoles. Tenía la victoria, los 3 puntos, el cambio de dinámica, el discurso para volver a creer en la remontada de una temporada para el olvido. Marcó Osimhen. Estaba todo a su favor, pero un error defensivo en el peor momento lo empañó todo.

Calzona lleva dos partidos y no ha perdido ninguno. Pero son dos casos muy diferentes. Su Nápoles logró empatar ante el Barcelona en su estreno en Liga de Campeones y los mismos jugadores cedieron un empate cuatro días después contra un equipo muy inferior. Eso sí, en ambos partidos el denominador común fue Osimhen, que marcó en los dos.

El Nápoles ha echado mucho de menos a su delantero estrella, a su hombre enmascarado, al héroe principal del ‘Scudetto’ de la temporada pasada. Su marcha a la Copa África dejó a Kvaratskhelia solo en la ofensiva y el equipo se resintió sobremanera hasta el punto de que Mazzarri fue despedido.

Su vuelta, sin embargo, todavía no se ha traducido en victorias. De hecho, el Nápoles sufrió para ponerse por delante en Cagliari y volvió a exhibir problemas en ataque y en defensa impropios de un defensor del título. En la primera mitad, tuvo que intervenir el VAR para anular el gol de Rrahmani en propia meta que puso por delante a los de Claudio Ranieri, en plena pelea por evitar el descenso.

No fue hasta el último tercio del duelo cuando el Nápoles pudo respirar. Porque estaba siendo un equipo que dominaba, pero que era incapaz de hacer demasiado daño. Hasta que apareció Giacomo ‘Jack’ Raspadori, titular por delante del habitual Politano, para robar en presión alta en la banda derecha y lanzar un centro medido al segundo palo que encontró a Osimhen libre de marca. El nigeriano amortiguó el balón con la cabeza y encarriló la victoria de los suyos.

Su vuelta al terreno de juego ha significado una bocanada de aire fresco para un Nápoles que se ahoga en cada partido. Sigue siendo un equipo muy alejado de la versión que exhibió con Spalletti la pasada campaña, pero con Osimhen en el campo tiene más posibilidades. 

Su energía, su ímpetu, su potencia física y su insistencia elevan el techo competitivo de este equipo a la deriva que intenta reconducir una temporada para el olvido.

Ya con el Cagliari volcado en ataque en busca del empate, Politano pudo cerrar el duelo, pero su disparo con la puntera se marchó ligeramente desviado. Lo intentó el ‘Cholito’ Simeone, pero Scuffet le sacó bajo palos un potente disparo. Y Lindstrom desde larga distancia.

Tantas ocasiones al limbo dieron ánimos a un Cagliari que se vio con vida en las últimas jugadas, que veía cómo el Nápoles estaba deseando oír el pitido final. Cada vez más hundido, los visitantes acabaron achicando aguas hasta que un balón largo colgado desde el centro del campo al área, y una mala decisión de Juan Jesús, que no midió bien, dejaron a Luvumbo solo contra Meret. El empate provocó la locura en Cagliari y dejó desolado a un Nápoles en caída libre.

La llegada de Calzona y la vuelta de Osimhen, por ahora, no solucionan los problemas del Nápoles, noveno con 37 puntos, a cuatro de los puestos europeos y con 3 jornadas seguidas sin ganar. El Cagliari, penúltimo, sigue peleando por la salvación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here