Cedro: Drogas precipitan comportamientos descontrolados en personalidades disfuncionales

0
29

Las drogas por sí solas no empujan a las personas a cometer delitos, pero sí podrían aumentar las posibilidades de cometerlos, sobre todo en aquellos con personalidades disfuncionales o estilos de crianza inadecuados, que es lo que podría haber ocurrido en el reciente caso de violación múltiple de una joven en el distrito de Surco.

“Hay personas que tienen serios problemas de comportamiento y que ahora pueden tener 24 o 26 años, pero esos trastornos de comportamiento antisocial, con rasgos psicopáticos, fueron adquiridos en la niñez. El alcohol, las drogas cocaínicas o sintéticas y algunos medicamentos precipitan ciertos comportamientos descontrolados en determinados perfiles de personalidad”, comentó Milton Rojas en entrevista con el programa Saludable Mente.

El psicólogo del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Cedro) comentó que el alcohol es la sustancia que genera una mayor cantidad de problemas, no solo en el rubro de agresiones sexuales, sino también de accidentes de todo tipo.

“Algunas áreas del cerebro modulan y gestionan nuestra conducta, pero cuando el alcohol ingresa al cuerpo se inhibe esta función y eso puede descontrolar el comportamiento. Es así como se hacen cosas que normalmente no haríamos, como bailar sobre una mesa”.

Sin embargo, estas conductas inusuales están de algún modo predispuestas por nuestra personalidad, forma de crianza, así como algunos trastornos de salud mental preexistentes, que tal vez desconocíamos o no tratamos adecuadamente.

“Si bien la mayoría usa las drogas con fines lúdicos, también las emplean con fines delictivos e igualmente para lograr la sumisión química de otros, para agredir sexualmente a una chica, como pasó en el caso de Surco”.

El experto advirtió que hay personas más sensibles a cometer este tipo de delitos. Por ejemplo, aquellos que tienen sentimientos de inferioridad y resentimientos muy marcados, que evidencian una conducta antisocial, que gozan con el dolor ajeno. Todos ellos conocen las consecuencias de sus actos y están conscientes de lo que hacen, pero son desamorados, culpabilizan a sus víctimas.

Comentó que el uso de alcohol en el país es alarmante. De acuerdo con un estudio de Cedro, durante el aislamiento social debido a la pandemia por coronavirus, el 80% de encuestados reconoció que tenían drogas en casa, principalmente alcohol.

Se estima que el país existe más de un millón y medio de peruanos alcohólicos, muchos de los cuales ya no trabajan y tienen problemas con la sociedad.

A quienes tienen familiares o amigos con problemas de adicción, Milton Rojas aconsejó buscar ayuda especializada, aunque quien padezca la dependencia no se involucre, inicialmente, en el proceso.  “Lo esperado es que los adictos y alcohólicos no acepten su condición y no acepten ser ayudados. Hoy ya se sabe que cuando el paciente se torna muy reacio a salir de su dependencia, una muy buena opción es que la familia salga a buscar ayuda”.

Comentó que comunicarse con un centro telefónico o plataformas digitales para comenzar procesos de ayuda son el primer paso para salir del problema. “Cuantos más servicios de consejería o líneas de teléfono tengamos para tratar el tema de drogas o violencia, será mejor. En el caso de Cedro contamos con el Lugar de Escucha que tiene el teléfono 944-44-1398. También pueden comunicarse a la Alianza por la Amazonía frente al Covid-19, que desarrollamos gracias al apoyo de Usaid. Los teléfonos son el 980-123-366 y el 937-569-950”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here