EL AMIGO RAÚL

0
28

Dueño de universidad San Ignacio de Loyola asistió a juramentación de Manuel Merino y aplaudió a rabiar

Raúl Diez Canseco Terry, el vicepresidente de Alejandro Toledo, besó la mano del jefe de Estado que sólo permaneció cinco días en el cargo ante la protesta de la turbamulta. Pero su historia viene de atrás…  

‘Raúl Diez Canseco de Acción Popular asiste a la juramentación del Presidente de Facto’.

El mensaje fue tuiteado por el abogado constitucionalista Omar Cairo a las 9:12 de la mañana del martes 10 de noviembre, cuando se aprestaba a juramentar como nuevo jefe de Estado el presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, tras la vacancia de Martín Vizcarra, con los resultados que son harto conocidos.

Pero aquella mañana de martes, efectivamente, RDC- ex vicepresidente de la República durante la gestión de Alejandro Toledo- participaba en la ceremonia que se llevó a cabo en el Congreso de la República con una asistencia muy bien seleccionada.

Este hecho se produjo casi un mes después de que Diez Canseco Terry hubiese declinado a competir por la candidatura a la Presidencia de la República en las elecciones internas de Acción Popular (AP), el partido fundado por su tío, el arquitecto Fernando Belaúnde Terry.

“He tomado la decisión de no continuar en la carrera a la candidatura de la Presidencia de la República de nuestro querido Perú. Ha sido una decisión muy difícil, pero muy meditada”, dijo en aquella ocasión, en un video difundido en redes sociales. 

Pero la historia de este personaje viene de atrás. En las elecciones del 2001 resultó elegido primer vicepresidente de la República en la plancha de Perú Posible que tuvo como abanderado a Alejandro Toledo, quien además lo nombra ministro de Industria, Turismo y Negociaciones Comerciales Internacionales.

En el 2002, luego de la reestructuración del Consejo de Ministros, fue nombrado ministro de Comercio Exterior y Turismo. Pero la felicidad le duraría poco, pues en el año 2004 fue acusado de favorecer a familiares de su actual esposa, Luciana de la Fuente, en entidades de la cartera en la que Diez Canseco era titular.

También se le acusó de haber promovido el Decreto Supremo N° 047 con el que aparentemente se favoreció al padre de su pareja.

El 6 de noviembre de 2003, un diario local informó del romance en un artículo titulado ‘Los pecados de Raúl’, en el que daba cuenta de que Diez Canseco- en ese momento casado y con hijos- había contratado con muy alto sueldo a De la Fuente en PROMPEX, entidad que dependía del ministerio que él dirigía.

Ella se defendió como gata panza arriba, proclamando a los cuatro vientos que ingresó a trabajar como asesora de la Dirección Ejecutiva de PROMPEX por un concurso público, sin intervención de Diez-Canseco. Pero la suerte estaba echada.

El 10 de noviembre de 2003, RDC renunció al ministerio y en su reemplazo, Alejandro Toledo decidió nombrar a Alfredo Ferrero. El Congreso de la República empezó a investigar al ex ministro por tráfico de influencias y este esgrimió una defensa poco recurrida en trajines políticos, al señalar que su único error había sido enamorarse.

Finalmente, el 30 de enero de 2004, presentó su renuncia a la vicepresidencia de la República, dejando a David Waisman como único Vicepresidente. Luego de las investigaciones en el Congreso, la comisión no encontró responsabilidad de Diez Canseco respecto de los delitos imputados y, consecuentemente, el caso se dio por terminado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here