El inocultable lobby de PPK

0
7775

PPK FondoNiega haber firmado documento en favor de Hunt Oil pero las pruebas están al canto.

Hoy PPK pretende hacernos creer que como ministro de Economía y como presidente del Consejo de Ministros fue solo un mero observador en todo el proceso de entrega de nuestro gas a transnacionales con un acuerdo que era una burla para el país. Sin embargo, las pruebas, testimonios e indicios revelan la falsedad de sus declaraciones.

“Yo no firmé nada”, afirmó Pedro Pablo Kuczynski en plan de Poncio Pilatos, pretendiendo esconder debajo de la alfombra el enorme ‘lobby’ denunciado en la suscripción del contrato con el consorcio Perú LNG, lideradas por Hunt Oil, precisamente la empresa a la que asesoró durante el periodo en que se negociaba el contrato con el Estado peruano.

De esta manera, PPK pretendía que los peruanos olviden su enorme historial de ‘lobbies’ y también que empujó al país, pese a las reservas existentes de gas, a vernos amenazados de quedarnos sin abastecimiento interno.

LA MENTIRA

CAMISEA-2Sin embargo, PPK intenta que no recordemos el Decreto Supremo 033-2004-EM, publicado el 27 de agosto de 2004, que a la letra dice en la sumilla: “Aprueba contrato de licencia para la explotación de hidrocarburos en el  Lote 56”.

En el artículo uno del referido decreto se lee: "Autorizar a PERUPETRO S.A. a suscribir con Pluspetrol Perú Corporation S.A., Hunt Oil Company of Perú L.L.C., Sucursal del Perú, SK Corporation, Sucursal Peruana, Tecpetrol de Perú S.A.C. y Sonatrach Perú Corporation S.A.C., el Contrato de Licencia para la Explotación de Hidrocarburos en el Lote 56, aprobados por el presente Decreto Supremo”.

Y si hubiera alguna duda, la resolución está firmada por el entonces presidente de la República, Alejandro Toledo, el ministro de Energía y Minas, Jaime Quijandría Salmón, y- pese a que hoy lo niegue- Pedro Pablo Kuczynski como Presidente de Consejo de Ministros.

Este decreto es clave para la entrega del gas a manos extranjeras con las condiciones menos favorables para el país. Incluso se revela que los firmantes fueron los que autorizaron a Perú Petro a negociar el contrato con el consorcio de marras.

Tampoco podemos olvidar el papel que cumplió el entonces jefe de gabinete, quien presionaba para eliminar la valla de la garantía de abastecimiento energético interno y las modificaciones legales en el Congreso para favorecer a este consorcio.

LA CENA

Ya Manuel Dammert había advertido que el candidato ejerció presiones para favorecer a su cliente norteamericano. El propio Wall Street Journal, medio de comunicación norteamericano, confirmaba lo dicho por Dammert y la participación de PPK en esta enrevesada historia que incluía cenas, golpes a la mesa y pago de honorarios.

Un reportaje realizado por el periodista Bob Davis, del Wall Street Journal (WSJ), publicado el 20 de diciembre de 2007, indica:

“(Ray) Hunt (dueño de Hunt Oil) iba con regularidad a Lima para presionar por cambios a la ley de energía. Uno de sus asesores influyentes fue PPK. En el 2003, Kuczynski organizó una cena en su casa a la que asistieron Hunt, el presidente Alejandro Toledo y el ministro de Energía y Minas Jaime Quijandría”.

Según Davis, luego de esta cena, el gobierno comenzó a presionar al Congreso para realizar una serie de ajustes a las leyes y regulaciones. Después de dos años, esos cambios habían variado la legislación energética del país en favor de la promoción de las exportaciones.

EL LOBBY

CAMISEA-4Kuczynski Goddard, quien en su currículum ostenta haber sido mano derecha del Banco Mundial, director de la First Boston Corporation, representante de corporaciones mineras y asesor de multinacionales petroleras, se vio forzado, como contamos en la edición anterior, a dejar el Ministerio de Economía por su afán de privatizar las empresas de servicios eléctricos de Arequipa que provocó el 'Arequipazo' y su sangrienta represión.

Es ahí que vuelve a sus actividades privadas como lobista. Uno de sus principales clientes fue la empresa Hunt Oil a quien “asesoraba”, según   una denuncia, en su tarea de modificar las normas energéticas en el país.

Incluso se dice que parte de su labor fue preparar la propuesta energética que presentaría la empresa norteamericana al gobierno peruano para explotar y vender el gas en el exterior.

De los vínculos PPK-Hunt Oil, el propio Kuczynski ha dado testimonio: “Yo soy amigo de Hunt (el dueño de la empresa) hace 25 años y lo convencí de venir al Perú sin ser su empleado. No soy su socio. En el último año he sido un consultor muy puntual en el tema del ducto" (1 de marzo de 2004).

Cabe señalar que la norma y el contrato original suscrito exigían que la empresa encargada, debía garantizar la capacidad necesaria para el consumo interno por 20 años.

Según las denuncias, el trabajo de PPK con Hunt Oil consistía en una asesoría sobre la rentabilidad de la exportación del gas a través de su empresa Latin America Enterprise Fund. Es en esta época en que se produce la cuestionada cena con funcionarios del gobierno toledista.

EL REGRESO

Después, en febrero de 2004, el popular PPK volvió a ocupar la cartera de Economía y como tal debió renegociar, a nombre del Perú, con su ex cliente las condiciones del contrato de explotación y exportación del gas de Camisea.

A decir del congresista Manuel Dammert en su libro “La república lobbysta”, el lobby entregó el lote 88 y 56 a un grupo de empresas, comprometidas sobre todo con la exportación.

“Así, se han entregado a poderosas ambiciones, ocultas tras una maraña de empresas consorciadas, que tienen un núcleo central. Son las empresas Hunt Oil, Tractebel, Techint y Repsol (que controla a Pluspetrol). Dichas empresas se han apoderado en los últimos años de este recurso estratégico apoyado desde el poder político", indica Dammert.

“Cuando PPK vuelve al Ejecutivo, como presidente del Consejo de Ministros, promueve cambios normativos para permitir la exportación del gas del Lote 56 y también de parte de las reservas del Lote 88”, expresa Dammert.

Así, en junio de 2005, se modifica la ley que obligaba a abastecer al mercado interno por un horizonte permanente y renovable por 20 años. Ello se reemplazó por “un periodo mínimo definido en el contrato”, el cual señalaba solo un horizonte fijo de 20 años.

MODIFICACIONES 

CAMISEA-1Después de suscrito el nuevo contrato, pese a que PPK lo negó más de una vez, se produjo una serie de modificaciones para promover la exportación del gas, sin considerar los 20 años exigidos para consumo interno, explica el también ex ministro Carlos Herrera Descalzi.

Según Herrera Descalzi, con el decreto supremo Nº 050–2005–EM que se aprobó cuando PPK era premier, se buscó priorizar la exportación del gas y con ello se favoreció a una de las empresas principales en esta fase del proyecto: Hunt Oil

“Claro que ha habido renegociación. Hay un decreto supremo de diciembre de 2005 en el que se autoriza a Perú Petro a renegociar. Y eso lo hicieron cuando PPK estaba como premier, luego de hacerle cambios al reglamento y la ley 27133 (de Promoción del Desarrollo de la Industria del Gas Natural) para priorizar la exportación y afectar la distribución del mercado interno. No se ha respetado el contrato original que firmamos con Paniagua en el 2001. Se han hecho varias modificaciones tanto en el transporte como la distribución del gas”, indicó el experto.

Con estas pruebas, con su aceptación y los testimonios, con qué cara el casi octogenario candidato podrá seguir negando su participación que deja varios indicios de lobbismo y de traición a los intereses del país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here