EN BANDEJA DE PLATA

0
806

Cabeza de ministro Benavides a punto de rodar por sospechoso licenciamiento a 7 filiales de UTP

Grupo Intercorp de Rodríguez Pastor le sopla la pluma a ex jefe de Sunedu y  afirma en comunicado-volante que sus filiales “cumplían estrictamente con todos los requisitos”. Renuncia podría  llegar en cualquier momento.

 

Si el ministro de Educación, Martín Benavides, creyó que la congresista Cecilia García (Podemos Perú) iba a ser su única censora, de plano se equivocó, pues el jueves que pasó el pleno del Parlamento dio a conocer que se había presentado una moción de interpelación en su contra por aparentes irregularidades en el licenciamiento de cinco filiales de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) cuando estaba a cargo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

El documento señala: “Interpelar al ministro de Educación, Carlos Martín Benavides Abanto, para que cumpla con absolver el pliego interpelatorio adjunto a la presente respecto de las irregularidades advertidas en el proceso y otorgamiento de licenciamiento de las filiales de Piura, Chiclayo, Trujillo, Chimbote, Ica, y Huancayo de la Universidad Tecnológica del Perú y de la Universidad Privada Peruano Alemana”.

El pliego interpelatorio de 33 preguntas lleva las firmas del vocero de Unión por el Perú (UPP), José Vega Antonio; el vocero alterno de Acción Popular (AP), Ricardo Burga; el presidente de la Comisión de Fiscalización, Edgar Alarcón (UPP); la portavoz del Frepap, María Teresa Céspedes y otros 19 parlamentarios.

En nuestra edición anterior, dimos cuenta de la denuncia planteada por el portal ‘Lima Gris’ contra el ministro Carlos Martín Benavides Abanto, en el sentido de haber favorecido  durante su paso por la Sunedu a la Universidad Tecnológica del Perú (UTP), propiedad del Grupo Intercorp, con la adjudicación de siete sedes en el interior del país que sólo existían en el papel.

La congresista Cecilia García (Podemos Perú) declaró en las horas siguientes que el ministro de Educación se tenía que ir preso por estos hechos turbios y pidió a la Fiscalía que, actuando de oficio, proceda al cierre de estos locales. “No hay que tener  miedo de decir que el señor (Carlos) Rodríguez Pastor que está detrás de Intercorp está detrás de la UTP y que la UTP ha tenido el privilegio de tener licencia por ejemplo en Lambayeque sin siquiera terminar la construcción”, manifestó.

INTERCORP DIXIT 

En los últimos días, el Grupo Intercorp distribuyó una suerte de comunicado con el que pretendió traer abajo el cúmulo de acusaciones que se le ha hecho desde la trinchera parlamentaria y también periodística a sus diversas empresas, entre ellas su emblema educativo, la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

En dicho documento denuncia “una corriente sostenida y sistemática de informaciones imprecisas o directamente falsas”  que tienen que ver, entre otras cosas, con las licencias recibidas por su universidad.  

“La UTP cuenta con el licenciamiento otorgado por la SUNEDU desde junio del 2019 para todos los campus a nivel nacional. Este licenciamiento incluyó a 5 filiales que iniciaron su proceso de aprobación en enero del 2018. Durante la posterior revisión llevada a cabo por la SUNEDU, se comprobó que estas filiales cumplían estrictamente con todos los requisitos de infraestructura y servicio educativo que se exigía para su licenciamiento”.

Nadie ha dicho que ese centro superior de estudios no haya recibido autorizaciones, sino que- precisamente- las ha recibido en filiales que no tendrían ni infraestructura ni equipos adecuados, de acuerdo a la denuncia inicial de la congresista Cecilia García (Podemos Perú), quien dijo que por estas irregularidades el actual ministro de Educación, Martín Benavides, “se tiene que ir preso”.

A la Sunedu se le acusa de haber otorgado licenciamiento a la sede central de la UTP en Lima y simultáneamente a siete filiales en provincia que solo existían en ese momento en el papel. Esas siete licencias se habrían otorgado al centro superior de estudios en junio de 2019 sin contar con ningún local y sin que exista una ley que lo autorice.

La Sunedu ha señalado al respecto que el 26 de enero del 2018, la UTP presentó la solicitud de creación de 8 filiales ubicadas en las regiones de Ancash, Cusco, Tacna, Puno, Ica, Piura, Junín y La Libertad, a las que se les otorgó los permisos correspondientes porque demostraron contar con la infraestructura y el equipamiento necesario. 

De acuerdo a la denuncia, algunas filiales hoy continúan en construcción y otras aún no empiezan, por lo que no tienen lo que la ley exige: infraestructura completa, bibliotecas ni laboratorios. Tampoco cuentan con otro requisito exigido por la Sunedu: licencia de funcionamiento municipal que se otorga recién cuando se empieza a operar. 

Por no cumplir con estos requisitos, muchas universidades perdieron su licenciamiento pero a la UTP, la universidad del Grupo Intercorp, dueño del monopolio de farmacias y de Interbank,  no le fueron exigidos.

Falta aún mucho pan por rebanar en esta historia pero la tajada más gorda tendrá que comérsela en los próximos días el aún ministro Martín Benavides, esto es si no se le atraca en la garganta.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here